Centramos esta última edición del año en la actualidad de uno de los sectores más vapuleados por la crisis del coronavirus y, a la vez, más ignorados por parte de las instituciones públicas: la exhibición cinematográfica.

En esta edición de diciembre de la revista, queremos lanzar un gran alegato reivindicativo a favor  del cine. Un sector que, en un momento de gran crisis económica y social como el que estamos viviendo, está tirando de unión, hercúlea resistencia y titánico sacrificio para mantener abiertas las salas que tan necesarias son para los ciudadanos.

¿Y por qué son necesarias? Se preguntarán muchos ciudadanos. Si ya tenemos las plataformas para ver las películas… ¿no? Pues nada más lejos. Los cines continúan siendo, a día de hoy, ejes vertebradores y estructurales de gran parte de nuestra vida social en comunidad.

Por una parte, los complejos cinematográficos constituyen uno de los grandes motores de los centros comerciales de este país. Están insertados en una liturgia social que conlleva como consecuencia no solo el gasto en entradas de cine, sino el consumo de productos en tiendas anexas, cafeterías, restaurantes…

Además, nunca deberíamos olvidar que el cine supone un componente fundamental dentro del entramado cultural de España. El cine es Cultura, con mayúsculas. También es arte,  educación, oficio, ocio, evasión, didáctica…y como todo ello deberíamos apoyarlo y defenderlo para que continúe siendo, como ha sido hasta hoy, uno de los principales protagonistas de nuestra industria creativa.

Por tanto, desde Cineinforme, hemos querido dedicarles este número a todos los héroes que han mantenido las salas de cine abiertas, a pesar del grandísimo batacazo económico que ha supuesto la crisis sanitaria. En las páginas de la revista nuestros lectores podrán ver los esfuerzos que se hacen desde la UE para salvar a la exhibición a través de sus iniciativas Europa Cinemas y Media Salles. También reproducimos la carta enviada por el presidente de FECE al presidente del Gobierno de la Nación, entrevistas y opiniones de las asociaciones NAECE y PROMIO. Y, por supuesto, la gran noticia para primeros de año: la entrada en vigor de la normativa europea, Directiva (UE) 2018/1808, que modifica la a Directiva 2010/13/UE, por la que las plataformas deberán aportar el 5% de su volumen de negocio para apoyar la industria audiovisual europea.

En resumen, hemos trabajado duro para ofrecerles una edición de resistencia, batalladora por el futuro del sector, reivindicativa de todo lo que representa tanto en su aspecto económico como cultural, dos conceptos que se necesitan mutuamente para existir y alcanzar un mínimo ESTADO DEL BIENESTAR.