240 minutos por persona y día para el total del año son los datos obtenidos por la televisión en abierto en este extraño 2020, lo que supone 4 horas como media sobre un ‘universo de consumo’ de 45.317.000 ciudadanos en España de 4 o más años de edad, según el informe de Barlovento Comunicación.

Consumo televisivo

En el año en que la televisión disparó su consumo por el confinamiento provocado por la pandemia del coronavirus, este se situó en 4 horas como media por persona y día, lo que significa un incremento de visionado televisivo de 18 minutos sobre 2019. Esta es una de las conclusiones del estudio, lanzado este lunes por Barlovento Comunicación, con datos hasta el día 25 de este mes de diciembre.


Advertisement

El desglose del consumo en la televisión en abierto y gratuita, ofrece los siguientes registros: en lineal o flujo con 232 minutos por persona y día – 3 horas y 52 minutos -, 18 minutos más que lo acumulado durante el ejercicio del año pasado En la medición en “diferido”– aquellas emisiones que son vistas durante una semana tras su emisión original – ponderan 8 minutos en 2020, dos minutos más que en el año precedente.

Así, los 232 minutos de visionado “lineal o de flujo” más los 8 minutos de “diferido” contabilizan un total de 240 minutos, cuatro horas de consumo por día.

El número total de espectadores que cada día han conformado el concepto de “audiencia acumulada”, las personas que han visto al menos un minuto de televisión por cada jornada, han sido de 31.641.00 televidentes por cada día como promedio durante los 365 del año 2020, un registro superior al del año anterior, con 638.000 espectadores más de media en el número de contactados diarios que consumieron televisión.

El informe recuerda que en 2012 fue cuando se alcanzó el récord absoluto de consumo televisivo con 246 minutos, cuatro horas y seis minutos por persona y día. Desde ese año el consumo tradicional de televisión se ha ido atemperando por la mejora económica de nuestro país y por la irrupción de nuevas modalidades de consumo mediante las compañías de distribución audiovisual por streaming y por otras modalidades de soportes digitales y vínculo de internet. Pero hay que señalar que cuando se batió el récord de consumo de la tele tradicional, no se contabilizaba el visionado en “diferido”, ni “invitados”, “segundas residencias”, ni tan siquiera el de “otros usos del televisor”, gracias a los receptores híbridos de televisión que tienen la posibilidad de consumir la televisión de toda la vida y consumir internet, play o videojuegos a través de los nuevos receptores inteligentes.

El mes de mayor consumo de la historia ha sido abril 2020 alcanzado unos registros de excepción. Con 302 minutos por persona y día – en la nomeclatura de los que ven y no ven la televisión a diario -, 5 horas y 2 minutos como promedio: 292 minutos de consumo lineal y 10 en diferido. “Récord de récord en la historia de la medición de audiencia en nuestro país”, califica el informe, recordando que de modo oficial se inició en 1992, aunque desde 1985 se empezaron a medir los primeros audímetros instalados en España.

Y si abril fue el de mayor consumo histórico, el domingo 15 de marzo fue el que consiguió la marca, con domingo, con 346 minutos por persona5 horas y 46 minutos –. Y en el concepto por espectador: 426 minutos – 7 horas y 6 minutos como media.

Para Eduardo Olano, presidente de UTECA, “en medio de la gravísima situación sanitaria y económica que estamos viviendo, cerramos un año histórico que demuestra la cercanía de la TV en Abierto con la ciudadanía, además de su influencia y credibilidad”.

Olano recuerda la “altísima valoración” alcanzada por la Televisión en Abierto en 2020, que es considerada “un bien de interés general por un 91% de los encuestados y el medio preferido para informarse cada día para un 81,5%”, según datos del Barómetro 2020.