Narcisa Hirsch, una figura relevante del cine experimental latinoamericano,  será objeto de un ciclo retrospectivo del 11 al 13 de diciembre en 3 sesiones temáticas únicas en el Museo Reina Sofía, una de las sedes este año de Documenta Madrid, el Festival Internacional de Cine impulsado por el Ayuntamiento de Madrid.

Narcisa Hirsch

Narcisa Hirsch

“La libertad de trabajar con muy poca plata es la libertad de no tener que vender, es la libertad de trabajar casera y artesanalmente, sin grandes equipos ni escenarios. Ni apremio de tiempo. Se hace un fotograma por día, o por año. Cada uno elige su tiempo y su espacio. Por eso y por todo lo demás, el cine experimental es un arte subversivo, más que el cine documental o político. Más subversivo que un cine intelectual o conceptual. Por eso hay pocos que van y menos aún que se quedan”, dijo una vez Narcisa Hirsch.

El ciclo que le dedican Documenta Madrid y Reina Sofía incluye instalaciones, grafitis o performances realizados a partir de los años setenta y elegidos para la ocasión en diálogo con la propia cineasta y el apoyo de la ‘Filmoteca Narcisa Hirsch’, a cargo de Daniela Muttis y Tomas Rautenstrauch.

La retrospectiva se articula en tres programas que recoge algunas de las películas esenciales de la obra fílmica de una cineasta pionera, como Manzanas, Testamento y vida interior o Rumi.

El ciclo se centra en cuestiones espirituales y existenciales como el amor, el nacimiento, la muerte, el erotismo y el poder femenino tomando como eje la materialidad del cuerpo. Según la organización, en la obra de Hirsch, “los paisajes domésticos, interiores y exteriores, de Buenos Aires y de la Patagonia, funcionan como una extensión de una exploración a la vez formal y personal: el cuerpo, lo eterno, lo interior, lo exterior, lo que se mueve, lo que permanece, lo íntimo y lo colectivo”.

El ciclo proyectará estas 15 películas dirigidas por Narcisa Hirsch: Marabunta, Muñecos / Have a baby, Manzanas, La noche bengalí, Testamento y vida interior, Retrato de una artista como ser humano, Taller, Come out, Ama-zona, Canciones napolitanas, Aleph, Myst, Rumi, A-Dios y Patagonia 2.

Nacida en Alemania en 1928, aunque residente en Argentina desde su infancia, el hecho de estar fuera del espacio nuclear en los que se ha construido la historia del experimental (Estados Unidos y Europa) ha hecho que haya sido una figura poco conocida.

Hirsch se inició en el arte como pintora y dibujante en la década de los sesenta y pronto saltó al espacio público realizando happenings en busca de un nuevo tipo de espectador. Comprendiendo el cine y la creación como un proceso colectivo de trabajo y pensamiento, construyó una fuerte comunidad en torno a su práctica cinematográfica y artística, una red dispersa de artistas y cineastas experimentales que se reunían a través de la Unión de Cineastas de Paso Reducido (UNCIPAR), en torno al Instituto Goethe y al Instituto Di Tella, y que en sus orígenes incluían a nombres como Marie Louise Alemann, Claudio Caldini, Jorge Honik, Juan José Mugni, Horacio Vallereggio y Juan Villola.

 


Puedes ver la versión online de la última edición de Cineinforme: