Telespan, compañía del grupo Vértice 360, será la encargada de convertir en serie de televisión el bestseller de Lucía Extebarria, casi 25 años después de su publicación.

Novela de Lucía Extebarría adaptación serie

En 1996 aterrizaba en las librerías Amor, curiosidad, Prozac y dudas, primera novela de Lucía Etxebarria, sobre la difícil búsqueda de la identidad femenina al margen de convenciones absurdas y estereotipadas, con un estilo personalísimo, esculpido a golpe de guiños y ambivalencias en el lenguaje de lo cotidiano. Durante su primer mes en las librerías, superó los 100.000 ejemplares vendidos y, hasta la fecha, llevada vendidos más de un millón de ejemplares en todo el mundo, habiendo sido traducida a más de 20 idiomas.

Ahora, a punto de celebrar sus bodas de plata, Amor, curiosidad, Prozac y dudas saltará a televisión como serie, de mano de Telespan, compañía del grupo Vértice 360, en una adaptación que incorpora la esperada secuela de la novela como gran novedad, con prólogo e ilustraciones de la autora, tal y como destaca la productora en un comunicado, que añade que “en su día, esos dibujos no figuraron en el libro. Por primera vez en el trabajo de adaptación audiovisual de un bestseller se escribe la continuación de la obra a cargo de la autora”.

 Lucía Etxebarria trabajará con el guionista y director cinematográfico Pedro Barbero, responsable de desarrollo de Ficción de Telespan.

Para Alberto Rull, responsable de Telespan y productor ejecutivo, “es una oportunidad única y una gran experiencia asistir a la creación de la continuación de un libro de referencia para varias generaciones en el proceso de adaptación al audiovisual de la mano de Lucía. Es un gran acontecimiento que por primera vez la secuela de una obra se pueda disfrutar antes en la pequeña pantalla”.

La novela: Amor: Una posibilidad remota para Rosa, que hipoteca su vida para pagar unos hijos que no puede disfrutar. Una memoria triste para Cristina, superviviente de una relación catastrófica con el sexo y las drogas. Un recuerdo borroso para Ana, que se pasa el día llorando en casa. Curiosidad: La última esperanza. ¿Hay otra vida más allá de los confines del día a día, de los escasos metros de refugio que proporciona un despacho de oficina, una casa de diseño o un bar tecnificado? Prozac: Veinte miligramos diarios que bloquean los puntos del cerebro donde se conectan las ideas y los sentimientos. Dudas: ¿Es posible sobrevivir al naufragio?