El certamen, que comenzará el próximo viernes día 6 y se extenderá hasta el 14 de noviembre, mantiene su carácter presencial y competitivo adaptando su parrilla y actividades a las nuevas restricciones de movilidad y aforo anunciadas por el gobierno autonómico.

Festival de Sevilla se adapta presentación

Autoridades y colaboradores en la presentación del 17 Festival (Fotografía Lolo Vasco)

En la presentación del certamen, que tuvo lugar este viernes día 30, el alcalde Sevilla, Juan Espadas señaló que “este es un proyecto de ciudad y, por tanto, debía mantenerse en su calendario cultural adaptándose a todas las medidas y restricciones sanitarias para prevenir el contagio por COVID-19. Cumpliendo estas exigencias, la cultura es segura, de ahí que lancemos un mensaje de motivación y de ilusión a los aficionados para que acudan a las salas de cine en los límites y con las restricciones y recomendaciones que nos han trasladado las autoridades sanitarias”.

El alcalde añadió que “el mero hecho de celebrar el Festival de Sevilla en 2020 es ya noticia, un éxito. Mantener el Festival de Sevilla en un año tan complicado como este es inmenso reto, pero también significa una consolidación indiscutible en el panorama del cine europeo. De hecho, es el mejor producto de cine europeo que existe actualmente y, de cara a la edición de 2021, reforzaremos la promoción precisamente en Europa y en las instituciones europeas como ejemplo de nuestro compromiso europeo con el cine y la cultura”.

Juan Espadas concluyó poniendo en valor el trabajo conjunto entre el Ayuntamiento de Sevilla y el propio sector cultural para mantener la agenda cultural de la ciudad y contribuir además a reactivar la economía y el empleo.

En el acto celebrado en los cines Cinesur Nervión Plaza, una de las sedes del Festival, también participaron el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, y el director del 17 Festival de Sevilla, José Luis Cienfuegos, y han estado presentes  la delegada de Educación, Marisa Gómez, y la directora general de Cultura, Isabel Ojeda así como una treintena de colaboradores y patrocinadores que apoyan, a través de sus actividad e implicación, este proyecto cultural.

Antonio Muñoz, manifestó que “el objetivo es defender la programación del festival, a los creadores y profesionales detrás de las películas a la par que minimizamos los riesgos para la salud de invitados, profesionales y público. Al mismo tiempo ha anunciado que el Festival de Sevilla “mantendrá las competiciones, las labores de jurado y los premios previstos en unas circunstancias especialmente difíciles para la industria cinematográfica europea”.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo resaltó que “en la edición más difícil desde el punto de vista organizativo, redoblamos nuestros esfuerzos para ofrecer una programación a la altura de la historia del certamen, en nuestro convencimiento de que la cultura es segura, es necesaria y de que es nuestra obligación defenderla, protegerla y apoyarla.”

En su intervención, la consejera de Cultura y Patrimonio Histórico, Patricia del Pozo, mostró el “apoyo sin fisuras del Gobierno de la Junta por la cultura y por el sector audiovisual”. En este sentido, resaltó que la Consejería mantiene el apoyo de 40.000 euros a un festival de los más importantes a nivel europeo y que, por las circunstancias, debe ser un festival diferente, pero con la misma calidad que en años anteriores”. Del Pozo, que destacó “la ejemplaridad y la grandeza” del sector de la cultura durante toda la pandemia, animó al sector y a la ciudadanía “a seguir trabajando y consumiendo por y para la cultura para intentar estar a la altura de nuestro sector”.

Por su parte, el director del Festival, José Luis Cienfuegos, recordó que se estrenan más de cien títulos en esta edición, entre los que se encuentra Ondina, del cineasta alemán Christian Petzold, película inaugural que se proyectará en el Teatro Lope de Vega el próximo 6 de noviembre. “El Festival de Sevilla ocupa un lugar importante de cara a la industria cinematográfica europea y en estos momentos difíciles, porque nos ha tocado una época complicada, hemos sentido el calor y el apoyo de toda la industria y de las grandes instituciones culturales españolas”. En esta misma línea, el director del certamen añadió que “mantener el carácter presencial del Festival es un ejercicio de responsabilidad de cara a todos los profesionales que han hecho eso posible las películas de esta edición a la vez que una respuesta al público que ha hecho grande este proyecto a lo largo de los años”.

En este sentido, cabe recordar que, a día de hoy, y en las actuales circunstancias, las salas de cine continúan abiertas y no han registrado ningún brote cuatro meses después de su reapertura, tal y como apuntaban los datos presentados recientemente por el Ministerio de Sanidad desglosando la incidencia del Covid-19 por sectores, del que nos hacíamos eco hace unos días.

Por esta razón, desde el Ayuntamiento de Sevilla y el Festival de Sevilla se ha decidido continuar con el plan de programación previsto, esto es, más de 150 títulos, entre los que hay 28 estrenos mundiales y 72 premiéres nacionales, aunque reducirá el número de pases así como el aforo de las salas dando cumplimiento a las medidas adoptadas por la Junta de Andalucía.

Con el objetivo de minimizar los riesgos para la salud de invitados, profesionales, equipo y público, la organización del Festival se ha visto obligada a cancelar las invitaciones a profesionales de fuera de la ciudad de Sevilla y reducir el número de pases previstos de cada título. En los próximos siete días, las más de cien personas que lo hacen posible trabajarán para favorecer la presencia virtual de los representantes de las películas programadas y la promoción en remoto de las mismas.

El festival se ha adaptado a un contexto inédito compartiendo experiencias previas de certámenes de referencia como San Sebastián o Venecia, equipos con los que la organización trabaja con la máxima complicidad. Fruto de este conocimiento compartido y atendiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias, ha extremado las medidas de seguridad e higiene tanto en los espacios de proyección (Teatro Lope de Vega, Cinesur Nervión Plaza y Teatro Alameda) como en el Hotel Sevilla Center, nueva sede del certamen. Al uso obligatorio de la mascarilla, desinfección de espacios, distancia de seguridad y emisión de entradas numeradas para público, profesionales y prensa, añade códigos QR que permitirán a los espectadores acceder a guías de las películas elaboradas por los programadores del festival. La supresión de conciertos y la celebración sin público de las alfombras rojas son también medidas obligadas en este contexto.