Emitida en Nat Geo en Estados Unidos el pasado año, se convirtió en la serie más vista en la historia del canal de pago. Está ambientada en 1989, cuando el virus del Ébola, del que no se conocía ninguna cura, aparece repentinamente en primates en un laboratorio científico en los suburbios de Washington D.C. 

The Hot Zone miniserie CuatroLa ‘zona caliente’ es el lugar donde se guardan muestras de los virus más letales del mundo en un laboratorio de investigación del Ejército de los Estados Unidos. Cuenta con un sistema de máxima seguridad para evitar que cualquiera de ellos se propague al exterior, una amenaza que podría desatar una pandemia y diezmar la población mundial. En este peligroso escenario transcurre la acción de ‘The Hot Zone’, miniserie que Cuatro emitirá los próximos días 1 y 2 de noviembre en prime time.

Basado en el libro homónimo de Richard Preston e inspirado en la historia real de los orígenes del virus del Ébola y su llegada a Estados Unidos en 1989, este thriller científico reúne en su elenco a destacados intérpretes de la televisión estadounidense: Julianna Margulies, Noah Emmerich, Liam Cunningham, Topher Grace y James D’Arcy.

Esta ficción de seis episodios, creada por los productores Kelly Soulders y Brian Peterson y dirigida por Michael Uppendahl y Nick Murphy (‘The Secret’), está ambientada en 1989, cuando el virus del Ébola, del que no se conocía ninguna cura, aparece repentinamente en primates en un laboratorio científico en los suburbios de Washington D.C. y una heroica veterinaria del ejército estadounidense que trabaja con un equipo militar secreto arriesga su vida para tratar de detener el brote antes de que se extienda a la población.

La batalla mortal contra el virus del Ébola

Con una elevada tasa de mortalidad, el virus del Ébola es uno de los más peligrosos que existen. Su letalidad es bien conocida por la científica Nancy Jaax que, durante una investigación rutinaria sobre unos monos en el Instituto Militar de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas (USAMRIID), descubre que pueden estar infectados por una nueva mutación del virus desconocida hasta la fecha y que se registra por primera vez en suelo americano.

La posibilidad de propagación incontrolada enciende todas las alarmas y protocolos de emergencia con la doctora Jaax y su marido, Jerry, teniente coronel y director del departamento de Veterinaria, al mando de todas las operaciones. Ambos vuelcan sus esfuerzos en controlar y erradicar esa cepa potencialmente mortal, evitando cualquier filtración a la prensa que pudiera desatar el pánico.