En los últimos años, cada vez más personas están cambiando sus hábitos de escucha y la industria de la música se encuentra en medio de una transición radical. 

Mañana se celebra el Día Mundial de la Música

Según datos de Promusicae, la asociación que representa a la industria discográfica española, el mercado digital en España ganó un gran protagonismo en 2019 llegando a acaparar el 76,8% de los ingresos de la venta de música en nuestro país, que aumentó un 26,9% en el primer semestre del 2019, en comparación con el mismo período del año anterior.

En el 45 aniversario de esta festividad melódica, cabe destacar que la transmisión online ha sustituido a la compra de CDs y los podcasts han sustituido a la radio. Solo el año pasado, los ingresos mundiales de los servicios de streaming crecieron un 32%, teniendo en cuenta que la compañía sueca Spotify se está beneficiando enormemente de este cambio de tendencia. Su nombre es ya un sinónimo de transmisión de música y cuenta con un total de 138 millones de suscriptores premium y 299 millones de usuarios en todo el mundo en el segundo trimestre de 2020.

Actualmente las malas conexiones online hacen que la música suene con mala calidad. A ello se suma que muchas redes domésticas también se sobrecargan rápidamente si hay demasiados miembros de la familia ocupando el ancho de banda al mismo tiempo. Por ello, el disfrute de la música sin problemas o interrupciones comienza con una red doméstica estable, que se implementa más fácilmente con adaptadores Powerline. 

Estos utilizan el cableado eléctrico existente como una autopista de datos y convierten cualquier toma de corriente en un punto de acceso Wi-Fi o un conector de red para conexiones de cables, aportando claras ventajas de soluciones como las de la serie Magic del líder del mercado alemán.