La Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA) ha realizado una investigación sociológica para el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades (IMIO).

El informe de CIMA esclareció el papel actual de la mujer en la pantalla

El equipo de investigación, dirigido por Fátima Arranz e integrado por Virginia Fernández y Juan Carlos Ballesteros, ha desarrollado un informe, Estereotipos, roles y relaciones de género de series de televisión de producción nacional, que ha llegado a las siguientes conclusiones:

  • En la creación de contenidos y en la dirección de las series tv, la participación de las mujeres es prácticamente inexistente: de las 18 series más vistas en España durante el periodo 2018-2019 solo una es de autoría femenina.
  • Los mensajes de las series nacionales se caracterizan por su inequidad y por la manifestación de los distintos tipos de violencia (de género, sexista, violencia simbólica).

El pasado 17 de septiembre tuvo lugar la presentación de este informe, contando con la participaron de Beatriz Gimeno, directora del Instituto de la Mujer; Cristina Andreu, presidenta de CIMA, y Fátima Arranz, investigadora principal del estudio. Además, posteriormente se llevó a cabo una mesa redonda integrada por Domingo Corral, director de Ficción Original de Movistar +; Maite Pisonero, subdirectora de Cine y TV Movies de RTVE, y Fátima Arranz. El acto fue retransmitido en directo a través de las redes sociales del Instituto de la Mujer @Inmujer.

Lo que muestra el informe: 

En el ámbito profesional, los hombres se encuentran en los puestos altos de la pirámide ocupacional, y cuando más alta es la pirámide, menor es la presencia de las mujeres. Cabe destacar que en el grupo de directivos / guión / producción, la presencia de las mujeres es del 8,3%, frente al 91,7% de los hombres.

En cuanto a los protagonistas, prácticamente en la mitad de las series analizadas el protagonismo predominante es el coral -mixto-(45,4%), siendo este rasgo más acusado en el rango Juvenil (69,8%). El resto del protagonismo, según el sexo, se reparte de forma equilibrada entre varones y mujeres. Estando el protagonismo femenino (28,2%) dos puntos por encima del masculino (26,4%). Pero, a pesar de ello, en las pantallas se siguen representando los roles y estereotipos que minusvaloran el mundo de las mujeres al tiempo que promueven una masculinidad estereotipada.

Otro de los puntos que refleja el informe es la representación sexual. Respecto a ello, las relaciones sexuales alcanzan una representación en el conjunto de las series tv analizadas de un 8%. Este porcentaje alcanzado, se muestra en algo superior a un 6,3% la cosificación explícita de las mujeres. Además, hay una sobre representación de la homosexualidad femenina en relación con la masculina.

Por otra parte, la representación de la violencia masculina catalogada, como violencia de varones contra varones y la violencia contra las mujeres, tiene un porcentaje muy alarmante, situándose en el 58,4% del total de las secuencias analizadas.

Por último, en lo que se refiere a los roles de género, las mujeres siguen siendo mayoritariamente representadas en la faceta que se conoce como “feminidad” (82,2%), es decir, una representación en que las mujeres destacan por su pasividad, lo que se conoce como figurar de “florero”, o su actividad se limita a ser las protagonistas de los cuidados de los otros, a través del amor en la pareja, como soporte emocional o como atención de las necesidades de la familia. Además, a ello se suma su desempeño en el mundo del trabajo, que es representado tan solo con un 14%, descontado el 2,5% en el que las mujeres aparecen como trabajadoras domésticas. El trabajo doméstico femenino se dispara hasta el 19,5% en el rango de Sobremesa, justo el que es considerado como femenino.