Está visto que la compañía de Mickey Mouse no piensa dar ninguna alegría a las salas de cine. Mientras el sector todavía se muestra indignado por la decisión de lanzar exclusivamente en VOD la esperada película en imagen real de Mulán, ahora la major ha decidido retrasar cinco meses el estreno de The King’s Man. La primera misión.

'The King's Man: La primera misión' (Disney)

‘The King’s Man: La primera misión’ (Disney)

Cuando todavía colea el enfado de la exhibición por la decisión de saltarse a las salas de cine con Mulán (salvo en aquellos países donde no esté disponible todavía el servicio de Disney Plus), llega un nuevo derechazo procedente de este gigante del entretenimiento.

El próximo 18 de septiembre estaba previsto el lanzamiento de The King’s Man: La primera misión, precuela y tercera entrega de la saga de espías ‘Kingsman’. Un largometraje que, a buen seguro, hubiera venido de perlas a los propietarios de cines, puesto que, recordemos, cada una de las dos películas anteriores recaudó a nivel global más de 400 millones de dólares.

Sin embargo, la política de Disney en estos momentos es contraria a la exhibición, a pesar del enorme rédito que consiguió gracias a ella el año pasado y a que otros grandes estudios están haciendo lanzamientos por todo lo alto y con éxito.

Así, ha decidido posponer el estreno de este film, concebido originalmente por 20th Century Fox. Ahora la fecha propuesta es el 26 de febrero, es decir, más de cinco meses después.

'The King's Man: La primera misión' (Disney)

‘The King’s Man: La primera misión’ (Disney)

En esta entrega se descubren los orígenes de la primera agencia de inteligencia independiente. Al igual que Kingsman: Servicio secreto y Kingsman: El círculo de oro, la película cuenta como director con Matthew Vaughn (Kick-Ass) y su reparto es de impresión, con Ralph Fiennes, Gemma Arterton, Rhys Ifans, Matthew Goode, Tom Hollander, Harris Dickinson, Daniel Brühl, Djimon Hounsou y Charles Dance.

Estamos, pues, ante un título con evidente potencial comercial que, no obstante, no va a poder ayudar a la supervivencia de las salas de cine, que ahora mismo están en peligro y que tienen la urgente necesidad de recibir grandes estrenos.