El Boletín Oficial del Estado publicó ayer la Orden Ministerial a través de la cual se establecen las nuevas bases reguladoras de las ayudas estatales para la producción de largometrajes y de cortometrajes. Se fomenta la coproducción internacional y la igualdad de género, se exige el pago de una cantidad al guionista y la incorporación de subtitulado especial y audiodescripción para acceder a las ayudas a la producción de cine, y se incorporan medidas que simplifican los trámites para hacer frente al impacto económico de la COVID-19.

Rodaje de 'La inocencia'

Rodaje de ‘La inocencia’

La nueva Orden reguladora sustituye a la vigente de hace dos años e incluye modificaciones de carácter técnico que simplifican y unifican los procedimientos para la tramitación de las ayudas.

Una de las críticas más habituales desde el sector en los últimos tiempos eran los obstáculos para participar en las coproducciones internacionales, algo que se intenta solucionar aquí. De este modo, se facilitarán los proyectos en régimen de coproducción con empresas extranjeras en los que la participación española es minoritaria pero que presenten un claro interés cultural.

Además de facilitar el acceso a las ayudas, se hace una reserva de un mínimo del 5 % de la dotación de las ayudas selectivas para este tipo de proyectos y, en las generales, se ha bajado el presupuesto mínimo del proyecto a 150.000 euros para poder participar en las coproducciones internacionales con países iberoamericanos.

Asimismo, los guionistas también están de enhorabuena, pues se lleva a efecto la medida ya anunciada de que, a partir de ahora, para poder acceder al pago de la ayuda de producción, será necesario haber abonado un porcentaje determinado del precio del guion, de modo que se fortalece la protección de los autores.

De hecho, el cine de autor también sale beneficiado de esta publicación, ya que se refuerza el apoyo a películas de interés cultural con dificultades a la hora de encontrar financiación al aumentar el importe de la ayuda para estos proyectos.

Además, se sigue avanzando tanto en el fomento de la igualdad de género como en la igualdad de oportunidades y la no discriminación.

En las líneas de ayudas, destacan las novedades en las ayudas selectivas para la producción de largometrajes sobre proyecto, cambiando el sistema de convocatoria de única al sistema de convocatoria abierta así como la eliminación de las restricciones existentes al coste máximo del proyecto.

Rodaje de ‘Remember Me’ (Foto cortesía de LaZona)

Para agilizar la valoración, se establece una preevaluación objetiva, con una puntuación mínima de acceso y se elimina la obligatoriedad de aportar determinados documentos en el momento de presentar la solicitud.

Más allá del pago de una opción por el guion, el Ministerio de Cultura también hace obligatorio que las películas cinematográficas incluyan como medidas de accesibilidad universal el subtitulado especial y la audiodescripción. Será necesario hacerlo para acceder a las ayudas generales y selectivas para la realización de largometrajes sobre proyecto.

Este requisito se une a la obligación ya existente, para las ayudas a la producción de largometrajes, de tener a una persona con discapacidad con un grado igual o superior al 33 % reconocido, excepto en documentales y obras experimentales.

 

Medidas frente a la COVID-19

En la Orden se han incorporado también una serie de medidas específicas para hacer frente al impacto económico del coronavirus en las empresas del sector. Por un lado, se flexibiliza el cumplimiento de las obligaciones consistentes en acreditar el desarrollo de determinada actividad cuando esta afecte al año 2020.

Además, se aumenta del 20 % al 40 % la cantidad de ayuda que podrán recibir como primer pago las empresas que resulten beneficiarias en 2020 de las ayudas generales para la producción de largometrajes sobre proyecto para aportar mayor liquidez al sector.

También se refuerza el apoyo a la financiación de determinadas películas que hayan recibido ayudas generales o selectivas a la producción de largometrajes en el año 2019, que posean un especial valor cultural y artístico y que soliciten el certificado de nacionalidad española en los años 2020 y 2021, aumentando la intensidad máxima de las ayudas públicas que puedan recibir hasta el 75% del coste reconocido.

 

Más información sobre la Orden aquí.