Hasta hace no demasiado, se esperaba que Tenet de Christopher Nolan (Warner Bros.) y Mulan de Niki Caro (Disney) fueran las puntas de lanza de la recuperación de los cines en la nueva normalidad. La situación sanitaria no termina de estar controlada todavía en Estados Unidos, por lo que los grandes estudios se repliegan y aplazan los lanzamientos de sus blockbusters. Es una mala noticia para la exhibición pero también una gran oportunidad para el cine español.

'Mulán' (Disney)

‘Mulán’ (Disney)

Como hemos venido diciendo, los grandes estrenos de Hollywood han ido fijando fechas que son inestables. Las majors necesitan hacer lanzamientos internacionales a gran escala para poder cubrir sus enormes presupuestos y, obviamente, necesitan que en su propio país la mayoría de las salas esté disponible para poder situar los filmes.

Desde allí han llegado preocupantes noticias en los últimos días, pues se han producido rebrotes en 30 de sus 50 estados, siendo especialmente sensible el caso de California, Texas y Florida.

La situación en Nueva York, que ha sido el mayor epicentro del coronavirus en el país, está bastante controlada y se están dando las cifras más bajas de mortalidad allí desde el inicio de la pandemia, pero todavía no se sabe cuándo tendrá el visto bueno para la apertura de salas y además en otras zonas del país está empeorando la crisis.

Los rebrotes parecen estar relacionados con una relajación por parte de las poblaciones más jóvenes. En Florida la edad promedio de los nuevos infectados es de 33 años, cuando hace dos meses se situaba en los 65 años.

Las medidas de las autoridades no se han hecho esperar. Por ejemplo, el gobernador de California, Gavin Newsom, ha ordenado el cierre de bares en Los Ángeles y otros seis condados dado el aumento de casos.

'Tenet' (Warner Bros.)

‘Tenet’ (Warner Bros.)

Esta incertidumbre deriva en una imposibilidad de que Hollywood haga lanzamientos masivos en las fechas previstas. No es posible concebir un gran estreno sin que, al menos, la situación en California y Nueva York estén medianamente normalizada. De hecho, la cadena AMC no tiene previsto su apertura hasta el 31 de julio, y en China tampoco se espera que los cines estén disponibles de nuevo para esas fechas.

Warner Bros. no necesitó este último rebrote para ver que la situación no estaba clara. Así, hace dos semanas empezó a hacer cambios en su agenda de estrenos. Tenet, la nueva gran producción de Christopher Nolan, pasó del 17 al 31 de julio, pero recientemente ha vuelto a aplazarse, hasta colocarse, provisionalmente, en el 12 de agosto.

La otra gran baza del estudio para la reapertura era Wonder Woman 1984, que en un primer momento se había situado para el 14 de agosto. Las nuevas aventuras de la superheroína interpretada por Gal Gadot desembarcarán ahora, si todo van bien, el 2 de octubre.

Warner sí que ha puesto la animada Scooby para el 15 de julio en España. La razón es que en Estados Unidos es un lanzamiento directo a digital, por lo que puede estrenarla en otros países sin problemas de depender de las salas norteamericanas.

‘Scooby’ (Warner Bros.)

Lo más reciente ha sido el anuncio de Disney de retrasar el lanzamiento de Mulán, la versión épica y en imagen real de su clásico. La película, tras el movimiento de Warner, se había posicionado como el punto de inflexión para la exhibición con su estreno previsto para el 24 de julio pero la major ha valorado la situación de la pandemia en EE.UU. y ha preferido recular, dejando el lanzamiento para el 21 de agosto.

Son malas noticias para los propietarios de cines en España, que en breve habrán abierto en su gran mayoría, y cuyo plan era poder haber despertado el interés del público con volver a las salas para la segunda mitad de julio, coincidiendo con los grandes estrenos que se esperaban.

Ahora julio queda desierto de blockbusters USA, lo que por otro lado deja vía libre para que el cine español aproveche el hueco. No sería de extrañar que algún título español adelante ahora su fecha de estreno y se sitúa a finales de julio, aunque no quede mucho para poder hacer una campaña de marketing.

Pero vivimos tiempos inciertos y las compañías van a tener que ser muy ágiles y flexibles para adaptarse a las eventualidades que, a buen seguro, seguirán produciéndose.