Las líneas que mejoran más su dotación son las destinadas a la producción de obras audiovisuales de animación y la de producción de largometrajes cinematográficos. Como novedad, el Institut Català de les Empreses Culturals lanzará una línea de coproducciones minoritarias.

ICEC destinará 17,2 millones de euros al audiovisualEste viernes 22 de mayo, se ha celebrado online una sesión informativa sobre las ayudas del ICEC al sector audiovisual, en la que se han dado a conocer los cambios en las diferentes líneas de apoyo por causa del Covid-19, así como otros ámbitos de actuación del Institut Català de les Empreses Culturals.

En eta reunión se ha resaltado con para este año, el ICEC destinará 17,2 millones de euros al audiovisual, cantidad que supera en 5,7 millones el presupuesto de las líneas de apoyo al de 2019. Según señalan en un comunicado, la inyección suplementaria responde tanto a la aprobación del presupuesto de la Generalitat el pasado 27 de marzo, como al objetivo del organismo para reforzar el sector audiovisual catalán y de fomentar su competitividad en los mercados globales.

Según ICEC, la cifra de inversión de este año “se sitúa cerca de la dotación pública máxima de los últimos años, que se remonta al 2017, con 18 millones, derivados, en parte, de la reinversión en el sector de la tasa del audiovisual”.

La producción de obras audiovisuales de animación pasa de 1,3 millones de euros a 2,5 millones, siendo junto a la producción de largometrajes cinematográficos –que aumenta un 50% la dotación-, las líneas que más se incrementan.

Para fomentar que las productoras catalanas puedan crear redes de colaboración en el mercado internacional, ICEC lanzará una línea de coproducciones minoritarias dotada con 1,2 millones de euros, siendo la gran novedad en las dotaciones de este año.

El organismo apunta en su comunicado que, en la primera semana de junio, abrirá una línea de subvención extraordinaria, dotada con 8 millones de euros, para compensar los gastos de funcionamiento de las empresas y entidades culturales durante el COVID-19 que, entre otros, incluye gastos estructurales como sueldos, alquileres o hipotecas, gastos de suministros, impuestos y cuotas profesionales de aquellas empresas que hayan tenido que tramitar un ERTE, así como los gastos de adaptación de sus locales y/o espacios profesionales a los requerimientos sanitarios marcados por las autoridades pertinentes para el período post-COVID-19.

Este año se cierra la primera fase del Plan Estratégico de Apoyo al Audiovisual 2017-2020, cuyos objetivos –fomentar la excelencia, reforzar las estructuras empresariales y contibuir a la diversidad desde la identidad cultural propia– están más vivos que nunca y todavía marcan los planes de actuación del ICEC, aseguran.

El comunicado de ICE recuerda las actividades realizadas desde el inicio del año, entre las que destacan el refuerzo de su compromiso con los criterios pro género; la introducción mejoras técnicas en todas las líneas; su apuesta por la producción de largometrajes cinematográficos, incrementando en un 69% la dotación respecto al año pasado; el refuerzo de proyectos de exhibición en el territorio o la renovación del convenio con los cuatro festivales más importantes de Barcelona: D’A, In-Edit, L’Alternativa y DOCSBarcelona.

Estas y otras actuaciones, conjuntamente con la mejora de las dotaciones de las líneas de subvención, han de permitir este año, consolidar la presencia internacional del audiovisual catalán –reforzando el fenómeno de la nueva ola de cineastas catalanes– y el desarrollo de proyectos de calidad en todas las modalidades subvencionadas (largometrajes, cortometrajes, animación, documentales, tv movies, series…), así como el fortalecimiento de los festivales y de los circuitos de distribución y exhibición del audiovisual.

El impacto del COVID-19: inyección de liquidez y flexibilización y ayudas de las líneas de subvención

Es innegable que el estallido de la pandemia ocasionada por el COVID-19 y las medidas adoptadas para combatirla han tenido, desde el mes de marzo, un impacto importante en el audiovisual catalán. Se han detenido los rodajes y las producciones y muchos festivales catalanes se han tenido que suspender o repensar en clave virtual. Al mismo tiempo, el paro de la exhibición cinematográfica es otra realidad innegable.

Desde el establecimiento del estado de alarma, el ICEC ha intensificado aún más su contacto con el sector, atendiendo todas sus consultas y demandas, a la que ha intentado dar salida en todo momento a través de la adaptación de las líneas de apoyo ordinarias y con la creación de líneas de subvención y de financiación extraordinarias.

Desde esta perspectiva, las medidas tomadas por el ICEC son de cuatro tipos: en primer lugar, se ha intentado inyectar liquidez al sector audiovisual a través de la creación de la línea de préstamos ICF Cultura Liquiditat, dotada con 10 millones de euros. Esta línea ha permitido a las empresas del sector audiovisual solicitar préstamos a interés cero de entre 20.000 y 30.000 euros, con un plazo de retorno de 5 años y un año de carencia. El ICEC asume el 80% del riesgo de las operaciones.

En segundo lugar, el ICEC ha flexibilizado todos los trámites de sus líneas de subvenciones mirando de satisfacer las necesidades actuales del sector: se han avanzado resoluciones de líneas para poder financiar necesidades de circulante de las empresas y entidades del sector; todas las líneas de subvención se aprobarán y convocarán en el mes de mayo y junio, antes del período habitual y haciendo una excepción, que se ha justificado, en la normativa estatal que exige la paralización de todos los trámites administrativos.

Como tercera medida favorable al sector, el ICEC ha aplicado cambios en las condiciones de las líneas para adaptarlas a los requerimientos generales por el COVID –por poner un ejemplo, en la línea de fomento de la exhibición de cine en versión catalana y de producción catalana en salas cinematográficas se ha eliminado del todo el mínimo de sesiones subvencionables y de títulos por salas de cine con el fin de reflejar la reducción de la actividad durante el período COVID-19. Al mismo tiempo, el pago de esta subvención se hará de una sola vez por el importe total concedido, mientras que inicialmente estaba previsto hacerlo en dos. Los cambios se extienden a las 10 líneas de subvención del área audiovisual, y en todos los casos se han pactado con los representantes de estos sectores.

Y la cuarta medida es la línea extraordinaria que se publicó ayer en el DOGC y que se convocará a principios del mes de junio.

El objetivo de todas estas medidas es contribuir a la reactivación del sector audiovisual después de la parada provocada por el COVID-19. En conjunto, la aprobación de las líneas del audiovisual antes del período habitual en años anteriores ha de permitir inyectar financiación pública al sector, ayudándolo al mismo tiempo a conseguir financiación privada, y especialmente ha de permitir una cierta normalización de la actividad de producción y exhibición audiovisual en Catalunya. En un sector como el del audiovisual, donde las producciones pueden tardar diversos años en hacerse realidad, es importante contribuir a la puesta en marcha de la actividad cuanto antes mejor, tan pronto como lo permitan las condiciones sanitarias.

Aparte de las medidas de apoyo directo al sector a través de subvenciones y aportaciones reintegrables, el ICEC trabaja para firmar un Acuerdo marco para el audiovisual –previsto por la Ley del Cine– que posibilitaría la incorporación de otras administraciones en el impulso del audiovisual catalán.

La acción del ICEC en favor del sector audiovisual catalán no se limita a la concesión de subvenciones, sino que se amplía con muchas otras actividades que relacionan al ICEC con todos los actores del sector audiovisual.

El Área del Audiovisual también presta servicios al sector con la gestión del Registro de empresas audiovisuales de Catalunya, la calificación de las obras cinematográficas y audiovisuales, el certificado de nacionalidad española, la aprobación de coproducciones internacionales de obras cinematográficas o audiovisuales y el control de espectadores y declaración de rendimientos de espectadores en las salas.

Igualmente, de este departamento dependen también la Catalunya Film Commission, el servicio que promociona el territorio como espacio de rodaje –con más de 200 municipios catalanes que ofrecen sus localizaciones; el servicio Catalan Films, encargado de la promoción internacional de la producción audiovisual catalana junto al Área de Mercados, y la Europa Creativa Desk-Media Catalunya.

Finalmente, otras áreas del ICEC también ofrecen sus servicios a las empresas y entidades del sector audiovisual catalán: es el caso de los servicios de asesoramiento, consultoría y formación que organiza el Servicio de Desarrollo Empresarial o de los servicios para la creación y fidelización de públicos, así como para la organización de premios, del Área de Públicos del ICEC.