CinemaNext ha realizado hoy el webinar ‘El cine como entorno seguro tras el COVID-19’, que forma parte de su serie de eventos bajo el título Academia Cinemanext. Vicente Soriano, Director Técnico de Cinemanext Iberia, ha abordado cómo convertir los cines en espacios seguros entrando en detalle en las distintas soluciones disponibles en el mercado.

Por primera vez, el Ministerio de Cultura tiene en cuenta a la exhibición a la hora de ofrecer ayudas al sector de cine. Es una convocatoria destinada a la inversión necesaria para hacer seguros los cines de cara a la reapertura.

¿Pero cuáles son los sistemas de desinfección y control existentes para poder garantizar una experiencia segura a los espectadores? CinemaNext, empresa que forma parte del Grupo Ymagis y que está especializada en ofrecer servicios a los exhibidores de cine, ha enseñado hoy a los exhibidores las mejores maneras de hacerlo.

Vicente Soriano, director técnico de Cinemanext Iberia, ha explicado las distintas opciones y cuáles son más recomendables tanto para el acceso al local, las zonas de pasillos y halls, las salas de cine y las cabinas de proyección.

El Gobierno nos ha dicho que podemos abrir los cines pero no nos ha dicho cómo”, ha dicho en su introducccón Vicente Soriano, que ha remarcado que cada complejo escogerá su solución a medida adaptando las herramientas disponibles a su situación y decidiendo qué incorporar y qué no. “No es necesario reinventarse, solamente tenemos que adaptarnos”, ha manifestado queriendo que el sector no vea esta situación con mayor dificultad de la necesaria.

Vicente Soriano, director técnico de Cinemanext Iberia

Vicente Soriano, director técnico de Cinemanext Iberia

Tenemos que tomar medidas prudentes que sean lo menos invasivas posibles para no incomodar a nuestros clientes. Lo que hagamos tiene que notarse, para que se sienta seguro y a gusto ,pero no que provoque olores ni riesgos”, ha señalado.

En relación al acceso al local, se detuvieron en la medición de temperatura con cámara termográfica, el uso de un arco de desinfección con pulverización de agua con ozono y unas toallitas desinfectantes.

¿Cómo medir la temperatura de la gente sin incomodarla? Cinemanext ha expuesto que hay unas cámaras termográficas que, según Soriano, “detectan la presencia de caras dentro de una imagen, identifican la frente, y miden la temperatura a una velocidad impresionante (un segundo por persona) sin necesidad de que la persona mire a ningún sitio o se pare”.

Estas cámaras pueden estar hasta a 9 metros de distancia y tienen una precisión de 0,5 grados centígrados. Hay un modelo que se puede instalar en pared o techo y otro más económico para suelo cuya cámara estará a un metro y medio de altura. Si alguna persona da más de 37,5 grados, el monitor mostrará un cuadrado en rojo. A esa persona, se la debería apartar y se le haría una segunda prueba, esta vez ya con un medidor de mano.

Soriano también ha sugerido la posibilidad de utilizar un arco de desinfección. La persona, cuando pasa por él, es pulverizada con un líquido que lleva una pequeña cantidad de ozono en una mezcla que está regulada por normas europeas.

Por último, para el acceso también se ha hablado de entregar al espectador unas toallita que contiene un líquido bactericida o la alternativa de sobres con gel higienizante. En cualquier caso, a Soriano le parece una solución “más elegante y cómoda” que la de los dispensadores de gel.

A continuación, Soriano se ha detenido en el núcleo del webinar, que es la desinfección de las salas. “Tiene que ser un método rápido, eficaz contra el virus, económico, debemos poder conseguirlo fácilmente, que no ponga en riesgo ni a trabajadores ni a público, que no requiera muchos recursos y que pueda realizarlo el personal del cine tras ser formado”, ha enumerado el director técnico de Cinemanext sobre cómo debería ser ese proceso de desinfección.

Soriano ha explicado los distintos métodos existentes. Ha descartado los basados en ozono y lejía, principalmente por ser demasiado irritantes y tóxicos para ser utilizados entre los pases de las películas.

“El ozono requiere nebulizar la sala y luego ventilarla. No podemos hacer que el público entre en la sala donde acabamos de aplicar ozono”, ha recalcado, aparte de que hay confusión con los distintos índices de concentración. La lejía la ha descartado también por el hecho de que “huele muy fuerte y destiñe las telas”.

La solución más sencilla y asequible para los cines es el ácido hipocloroso, que es “un biocida muy potente pero inocuo para las personas”. No es irritante ni tóxico, no huele, no destiñe las telas y a diferencia del ozono, no se tiene por qué generar en el momento, por lo que es almacenable (hasta 10 días).

Es un elemento que genera de manera natural nuestro cuerpo con los glóbulos blancos pero que se puede crear artificialmente con una máquina de electrolisis que solamente necesita agua y sal. Además, no es necesario estar protegido al aplicarlo y no hay que preocuparse por la concentración del ácido hipocloroso porque viene dada ya por la máquina. El agua que se utilice no puede ser dura, por lo que en sitios de agua con cal, sería necesario una máquina de ósmosis para tener una agua que sea blanda.

Esta solución está regulada y autorizada por la ECHA (Agencia Europea de Productos Químicos) y la VAH (Asociación para la Higiene Aplicada). “No podemos generar ácido hipocloroso que no esté avalado por papeles”, ha subrayado Soriano para que no se intente crear de forma casera o comprando una máquina o una sal a compañías que no están avaladas por las autoridades.

Cinemanext propone una máquina denominada Cinesafe 10L, así que como un pulverizador eléctrico, el Cinesafe 5, que es una solución específica que han pedido a un fabricante porque se necesita un secado rápido que no se consigue con los pulverizadores normales.

Según ha relatado Soriano, en la prueba que hicieron, les costó 5 minutos y 2 litros de ácido hipocloroso pulverizar una sala de 300 butacas. “El coste de generación por litro es de 0,012 euros el litro, por lo que es muy económico”, ha aseverado el director técnico.

Hay otra alternativa, aunque esta es menos económica, que es la de la iluminación ultravioleta, que a la frecuencia de 254 nanometros, destruye los virus. Por tanto, con este método se necesita de una luminaria que genere esta frecuencia para acabar con el virus. En el caso de Cinemanext, ellos trabajan con Osram como proveedor.

La generación de ultravioleta lleva necesariamente una generación de ozono pero, como ha explicado Soriano, hay luminarias bien diseñadas que tienen capas que eliminan el ozono para que no llegue al exterior. También llevan un sensor de infrarrojos de presencia. “El ultravioleta es dañino para la piel y puede quemar por lo que no nos podemos exponer, de modo que el sensor permite que, si hay una persona cerca, se apaga automáticamente”, ha apuntado el representante de Cinemanext.

La compañía propone para este método una solución con una estructura de parrilla en el techo de la sala que se activa con un botón y que baja hasta situarse cerca del objetivo para que tenga la eficacia adecuada, que es a dos metros y medio en el caso de Osram. “No podemos estar a 8 metros de altura y desinfectar una superficie. Cuanto más nos alejamos de la superficie, más tiempo tenemos que estar iluminando con el ultravioleta”, ha declarado el director técnico.

Soriano ha indicado que con este sistema se irradia en la sala vacía durante unos 15 minutos. Por usar una estructura de parrilla, es necesario un proyecto a medida para cada sala, aunque luego la ejecución de la desinfección es sencilla al no necesitar mano de obra.

Respecto a la cabina de proyección, si bien no va a haber una obligación gubernamental, no deja de ser un espacio de trabajo, por lo que convendría desinfectarla también, Aquí Cinemanext sí cree que es necesario utilizar la opción del ultravioleta. “El ácido hipocloroso no se puede utilizar porque no se puede pulverizar líquido sobre máquinas electrónicas pero en este caso no hace falta ninguna motorización como en la sala”, ha comentado Soriano.

“Creo que con la combinación de todos estos elementos podemos conseguir que nuestro cine se vea como un oasis y que la gente esté tranquila porque es un entorno seguro”, ha concluido el director técnico de Cinemanext Iberia.

Aunque Soriano no ha entrado en cuestiones económicas o de presupuesto, sí ha recordado que los plazos de entrega pueden estar entre el mes y mes y medio por lo es necesario reservar cuanto antes los productos para poder tenerlos a tiempo para la reapertura.

En próximas fechas, Cinemanext organizará más webinars dentro del título genérico de Academia CinemaNext, tocando temas como los autocines y los cines de verano, los sistemas de venta de entradas o las novedades en proyectores DCI. En Cine&Tele iremos haciendo una cobertura para que nuestros lectores pueda registrarse en ellos y para leer las crónicas correspondientes.

¡Puedes ver el webinar completo registrándote en este enlace!!!!