Las salas de cine de NAECE (Nueva asociación de Exhibidores de Cine de España), entidad que reúne al 20% de las salas de cine de España, han emitido un comunicado en el que rechazan el plan de reapertura fijado por el Gobierno al parecerles una propuesta precipitada dada la falta de certidumbres.

Desde NAECE nos informan también de que, en la primera semana de mayo, la asociación pondrá a la venta las entradas de precio reducido de la iniciativa #Niuncinemenos, de la que hablamos hace unas semanas en Cine&Tele.

Estas entradas podrán ser utilizadas por el público una vez se reabran las salas con las necesarias garantías de seguridad y estén disponibles los estrenos potentes capaces de atraer a grandes audiencias.

A continuación, reproducimos íntegramente la declaración firmada por el presidente de NAECE, Juan Antonio Mayoral:

“Desde NAECE (Asociación de Exhibidores de Cine), queremos manifestar nuestro más profundo rechazo al plan de reapertura de las salas de cine expuesto por el Gobierno en su propuesta de desescalada hacia lo que denominan la “nueva normalidad”.

Dicha propuesta contempla la apertura de los cines en la denominada Fase 2, la cual se llevaría a cabo hacia finales del próximo mes de mayo y, hasta el momento, la única condición conocida es la limitación de aforo al 30% de la capacidad real de los cines.

Fundamentamos nuestro rechazo en la incertidumbre que genera, tanto el único dato hasta el momento conocido (esa limitación del aforo), como las condiciones aún no reveladas que los cines deberemos cumplir para una apertura con ciertas garantías sanitarias y económicas.

Consideramos desde NAECE, que aun en el mejor de los escenarios de evolución de la pandemia, costará tiempo que el público vuelva a las salas de cine con cierto grado de normalidad y ese es un trabajo que debemos hacer entre todos, ofreciendo garantías de seguridad, títulos apetecibles y seguridad a las empresas exhibidoras en la continuidad de su negocio.

Por tanto, consideramos que la apertura de los cines debería producirse en el momento en que se cumplan las siguientes condiciones:

1. Que todo el territorio español se encuentre en la misma fase de desconfinamiento, pues el mercado del cine es un mercado global y sólo se rentabiliza si el esfuerzo de promoción y distribución se aplica a todo el territorio nacional. Por tanto, sería la última fase la más recomendable para la apertura.

2. Que la limitación de aforo, en su caso, no sea inferior al 50%, pues por debajo de este umbral, las pérdidas están aseguradas y con ello, el más que seguro cierre de muchas salas, la ruina de muchas empresas y la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. Esta condición también nos lleva a pensar que la última fase sería la más recomendable.

3. Que los ERTEs mantengan las mismas condiciones hasta que se normalice la actividad, pues no parece de justicia que se nos limite la capacidad de ingresos mientras se nos obliga a soportar la totalidad de los gastos.

4. Que con la suficiente anticipación se nos indique de forma clara, cuáles serán las medidas sanitarias que deberemos cumplir. Esas medidas van a condicionar notablemente la puesta en marcha de los cines, pues habrá que modificar instalaciones y comportamientos, tanto de nuestro personal como del público, así como prever inversiones.

Almuerzo en la 9ª edición de los Premios NAECE.

5. Que por todo el sector se ponga en marcha una campaña publicitaria que incentive la vuelta al cine con garantías de seguridad.

6. Es necesario que haya un calendario de estrenos y para ello los distribuidores necesitan certidumbre en la fecha y forma de apertura. Los exhibidores necesitamos saber con claridad con que material contamos para enfrentarnos a un tiempo que, en cualquier caso, siempre será difícil. Sería una temeridad por nuestra parte poner en marcha nuestros negocios sin saber que producto podemos ofrecer a nuestro público.

 

Por todo ello, nos parece una irresponsabilidad lanzar a las empresas exhibidoras de cine a una apertura precipitada tal como se ha anunciado. Consideramos más razonable esperar a que se cumplan mínimamente las condiciones antes expuestas y para ello deberemos ponernos a trabajar todos los sectores implicados”.