Representantes de la Federación de Distribuidores Cinematográficos (Fedicine) han conversado telemáticamente hoy jueves con la reina Letizia para trasladarle la importancia de empezar a trabajar en un plan que alivia las pérdidas económicas del sector del cine y promueva la vuelta del público a las salas de cine. La conversación se ha llevado a cabo de una forma “muy positiva, esperanzadora y constructiva”, en palabras de la federación.

En un momento tan excepcional como el que está viviendo la sociedad española y mundial con la pandemia del COVID-19, el rey Felipe VI y la reina Letizia han mantenido reuniones a distancia con distintos sectores.

El gremio de la distribución de cine ha tenido la oportunidad de charlar con Doña Letizia y durante la videoconferencia le ha comunicado su deseo de volver a la normalidad cuanto antes para que los efectos económicos no sean todavía más desastrosos.

La presidenta de la federación, Estela Artacho, ha informado a la reina Letizia sobre el crecimiento del sector cinematográfico en España antes de la crisis sanitaria, dado que el pasado 2019 fue el año con mayor número de espectadores de la última década, y el 2020 había comenzado con datos superiores a las mismas fechas del año previo.

Por parte de Fedicine han participado también José Luis Hervías, director general de Universal Pictures Spain; Montserrat Gil, vicepresidenta y directora general de Paramount Pictures Spain; y Adolfo Blanco, consejero delegado de A Contracorriente Films.

Los miembros de Fedicine han manifestado cómo se está trabajando conjuntamente entre los diferentes agentes del sector para poder plantear la mejor y más segura vuelta del público a las salas de cine.

La reina Letizia, a quien en los últimos minutos de reunión se ha unido el rey Felipe VI, ha mostrado su máximo apoyo al sector y se ha mostrado especialmente sensible por el esfuerzo de las empresas en garantizar el empleo. Fedicine ha agradecido el compromiso de la Jefatura del Estado con el cine.

Artacho ha explicado las preocupaciones del sector y ha expuesto las propuestas que la industria ha solicitado a la Administración para “reactivar el sector de la forma más óptima y eficiente posible, atendiendo a las mejores condiciones para espectadores y trabajadores”.

La primera de las preocupaciones es la incertidumbre sobre la fecha y las condiciones de apertura, pues se darán de forma asimétrica entre las Comunidades Autónomas, dificultando los planes de distribución.

Además, es previsible una concentración de estrenos que perjudicará tanto a las películas retrasadas, como a aquellas que tenían previsto su estreno para finales de año.

En cuanto a las propuestas, sugieren establecer un tipo de IVA superreducido (4%) de las entradas de cine y otros espectáculos culturales, durante 6 meses. Después del confinamiento va a ser muy difícil volver a llenar las salas de espectadores, por lo que “necesitamos medidas efectivas que atraigan al público”.

También solicitan apoyo publicitario para promociones de películas. Una ayuda en esta primera fase a las películas que arriesgan y se programan en los cines como incentivo a los distribuidores y productores que se aventuran. El apoyo de las radios, televisiones y otros medios “animaría, sin duda, al público a ir a ver las películas a las salas de cine, algunas de las cuales son financiadas por las propias televisiones”.

Para Fedicine es fundamental trabajar en “un plan que mitigue la pérdida de la confianza del público en las salas de cine, evitando así que el impacto se prolongue”. Los distribuidores de cine solicitan apoyo del Ministerio de Cultura y del de Sanidad para la realización conjunta de esta campaña de comunicación.

Desde la federación también se apoya la creación del Hub Audiovisual Español para desarrollar una estrategia nacional integrada y ambiciosa que coordine a todos los agentes del sector.

Como hemos publicado anteriormente, el Gobierno de España tiene previsto que las salas de cine vuelvan a abrir en la Fase 2 del proceso de desescalada, es decir, el 25 de mayo en aquellos lugares que Sanidad considere que cumplen los requisitos para poder hacerlo.

Según han apuntado desde Fedicine, se está trabajando con los exhibidores, que han elaborado un protocolo de actuación, para que se garantice la seguridad de los trabajadores y espectadores en todas las salas de cine de nuestro país.