La crisis sanitaria producida por la pandemia ha cambiado la forma de consumo de todos los ciudadanos. Por ello, Barlovento Comunicación ha llevado a cabo un análisis de esta alteración.

La televisión continúa en el ejercicio de su papel fundamental, manteniendo informados a todos los españoles sobre las últimas noticias y datos procedentes de esta crisis. Como respuesta ante la situación por la que pasa el país, las cadenas modifican sus parrillas para incluir en ellas programas especiales que proporcionen una exhaustiva cobertura informativa sobre el coronavirus.

“La TV en abierto está siendo un instrumento clave de información para los españoles”, ha apuntado la Jefa de Análisis de Barlovento.  Asímismo, Valeria Querol Videgain ha añadido también un apunte sobre la televisión de pago: “En algunos casos la TV de Pago también ha abierto sus opciones de suscripción para facilitar el entretenimiento a los contenidos audiovisuales. En definitiva, el valor de la televisión se pone de manifiesto en estos momentos tan dramáticos”.

Los titulares más importantes que hemos podido ver durante el mes de marzo apuntan grandes récords en cuanto al consumo televisivo y muestran cifras que sitúan al mes como como el de mayor consumo en la historia de la televisión. Se trata de titulares como:

  • “Récord histórico de consumo de televisión: Marzo 2020, mes de mayor consumo de la historia con un total de 282 minutos por persona/día (369 por espectador/día)”.
  • “El domingo, 15 de mayor 2020, se registró lo que hasta la fecha es la jornada con el mayor consumo de televisión de toda la historia, con un total de 344 minutos por persona” (5 horas y 44 minutos).
  • “En marzo se bate el récord histórico de consumo de internet en televisión (streaming) con 21 minutos/persona y otros usos del televisor como los videojuegos (5 minutos/persona)”.
  • “Los jóvenes de 13 a 24 años incrementan su consumo de televisión el 60% y los niños de 4 a 12 años lo hacen en casi el 50%”.

Por lo tanto, podemos afirmar que este mes de marzo ha sido el de mayor consumo televisivo desde que se miden las audiencias (1992), ya que el anterior récord se situaba en febrero de 2013, mes en el que se llegó a los 272 minutos. Pero también se ha conseguido un récord histórico mensual de minutos por espectador con un total de 369 minutos, superando a enero de 2014 que obtuvo 336 minutos.

 

Récord de minutos/persona al día

 

Récord minutos/espectador al día

Más concretamente podemos destacar el domingo, 15 de marzo, en el que se batió el récord diario de consumo televisivo con 344 minutos por persona al día. Se trata, hasta la fecha, de la jornada con el mayor consumo de toda la historia de la televisión. Justo una semana después, el domingo 22 se registró un nuevo récord de consumo/espectador de 426 minutos, lo que se traduce en 7 horas y 6 minutos por espectador.

Desde que se decretó el Estado de Alarma en nuestro país, el pasado 13 de marzo, el consumo televisivo prácticamente no ha bajado de los 300 minutos por persona.

El uso de internet no se queda atrás, ya que marzo registró un récord absoluto en “otros usos del televisor” con una cifra de 31 minutos por persona al día. Un dato al que se suma el mayor consumo de la historia de streaming con 20 minutos y de gaming con 5 minutos por persona.

Durante el Estado de Alarma, el coronavirus ha cambiado los hábitos de consumo de todos los españoles, un consumo que se ha incrementado en una hora y media por persona más que en las primeras semanas de marzo. Es por tanto, el mayor incremento mensual de consumo televisivo de toda la historia.

Como apuntaban los titulares, los jóvenes no son los únicos que incrementan su consumo, por targets de sexo, el tiempo frente al televisor ha aumentado también en los hombres, más concretamente estos representan el 44,1 % frente al 33,5 % representativo de las mujeres.

En cuanto a las Comunidades Autónomas, los incrementos en todas ellas son excepcionales y en ningún caso inferiores al 30%. De entre todas, destaca la Región de Cantabria con más del 50% de subida en el consumo.  La capital de España se sitúa con el menor consumo televisivo, las cifras muestran que en Madrid la subida ha sido de tan solo un 32,3%. Un aumento seguido del 34% de Aragón, el 34,2% de Navarra y el 34,7 de Cataluña.

La mañana es la franja horaria que mayor incremento ha experimentado, más concretamente un 65%, lo que se traduce en más de 20 minutos por persona. Además cabe destacar que los incrementos en todas las franjas horarias son más que notables. La madrugada ha sido la franja con menor aumento, ya que tan solo ha aumentado en un minuto.

La televisión en abierto se ha convertido en el protagonista de los hogares en España. De los más de 89 minutos que ha crecido el consumo televisivo en nuestro país, el 82%  se explica por el incremento de la televisión gratuita en abierto con los informativos diarios y programas de actualidad.

También se ha producido un gran cambio en las cuotas de pantalla. El confinamiento ha beneficiado principalmente a La Sexta, que ha aumentado en 1,5 puntos y a La 1 con una subida de 0,6. Pero esto no es todo, la televisión de pago (+0,6) y las autonómicas (+0,4) se suman al crecimiento.  En el caso de las autonómicas destaca la subida de canales como IB3, ETB2, Telemadrid, La7TV y Canal Sur.

El Canal 24 H iguala su récord de audiencia a octubre de 2017 con un 1,8% de share, convirtiéndose en la temática en abierto que más crece. Mientras tanto, Antena 3 se mantiene como líder de informativos durante el mes de marzo con un total de 2.672.000 espectadores sumando sus dos principales ediciones de sobremesa y noche. Un total de 41 millones de consumidores han seguido los informativos diarios durante el confinamiento, lo que supone un incremento de 2 millones respecto al mes pasado.

Por último, no podemos olvidar otros cambios producidos tras el comiendo de la pandemia, como el aumento de la audiencia social en televisión. Se han producido casi un millón y medio más de tweets que el pasado 2019.

A todos estos datos debemos sumar la “crisis paralela”  que se está produciendo en el sector de la publicidad y que se refleja en la caída de los GRPS publicitarios en casi un 70% respecto al marzo anterior.