Como publicamos hace unos días, la National Association of Theatre Owners (NATO) urgía a los políticos estadounidenses a probar las medidas propuestas para aliviar la situación de los cines con esta crisis del coronavirus. Se alcanzó por fin el acuerdo y la asociación de exhibidores ha enviado un comunicado para congratularse por ello y desgranar los detalles de las medidas.

La industria cultural está siendo especialmente afectada por la crisis sanitaria y, dentro de ello, cabe destacar el sector de la exhibición, pues las salas de cine han tenido que cerrar, dejando sin trabajo a millones de empleados en todo el mundo.

En Estados Unidos se acaba de lograr un acuerdo ratificado por el Senado a través del cual los cines pueden mirar al futuro con esperanza para cuando puedan volver a abrir y ser de nuevo ese gran punto de reunión de los ciudadanos que siempre han sido.

NATO admite que algunos detalles todavía se tienen que pulir pero, en general, será de mucha ayuda para las salas de cine y sus trabajadores.
A continuación, traducimos el texto íntegro del comunicado de NATO:

“Aplaudimos el acuerdo bilateral alcanzado en el Senado para dispensar alivio a las salas de cine, sus empleados y muchas otras industrias de cara al público que han tenido que cerrar sus puertas por la pandemia del COVID-19. Con este acuerdo, las salas de cine pueden mirar al futuro con confianza para la reapertura y para volver a servir a sus comunidades una vez que la crisis haya pasado.

Aunque debe trabajarse en algunos detalles, en términos generales, el acuerdo ayuda a los cines y sus empleados de muchas maneras:

– Un fondo de garantías de préstamos por valor de 454.000 millones que proporciona acceso a financiación de modo que los cines y otros negocios puedan pagar sus costes fijos mientras no pueden generar ingresos con sus operaciones habituales.

– Programas expandidos para pequeñas empresas (que son las más habituales en el sector) para lo mismo, con distintas categorías de gastos requeridos para la condonación del préstamo.

– Provisiones permitiendo el aplazamiento del pago del impuesto sobre la renta, aumentando la posibilidad de registrar pérdidas de ejercicios anteriores, y correcciones técnicas en relación a las mejoras calificadas de la propiedad.

– Retenciones del tax credit de los empleados en los casos de los negocios que siguen con los trabajadores en nómina a pesar de los cierres o que tienen grandes pérdidas.

– Hasta cuatro meses de ayuda directa a trabajadores a través de un seguro de desempleo expandido

– Deducciones fiscales anticipadas a los trabajadores

 

Con estas ayudas, los cines pueden tener mayor confianza para volver a abrir tras la crisis, sabiendo que su equipo de trabajo puede capear el temporal de esta situación y tienen su trabajo garantizado cuando todo sea seguro.

Estamos agradecidos al trabajo del Congreso y el Gobierno y a todos aquellos, de dentro y de fuera de la industria del entretenimiento, que han apoyado nuestros esfuerzos en representación de esta industria que estén tan fundamental en nuestro cultura y nuestra vida en sociedad”.