La crisis sanitaria supone un duro golpe también para los intérpretes con pérdidas de más de 6 millones de euros, según datos recabados de 1.500 actores por parte del sindicato. El 23% de los que estaban trabajando han sido despedidos. La Unión de Actores y Actrices pide al Ministerio de Cultura que tome medidas específicas para los profesionales del sector artístico como ya han hecho otros países europeos.

Rodaje de ‘Fred’, uno de los largometrajes con grabación interrumpida. Protagonizada por Aida Folch y Roger Casamajor.

Los datos recabados por la Unión de Actores y Actrices, que se basan en las respuestas de 1.500 profesionales, reflejan una perdida económica de 6.853.554 € y un 23 por ciento de despidos entre los intérpretes.

Se trata de una muestra lo suficientemente grande como para vislumbrar el alcance del daño que está provocando la cuarentena artística a causa del COVID-19. Una situación que se produce cuando todavía el tejido cultural de España todavía no se había recuperado del todo tras la crisis económica de 2008.

El sindicato indica que han hecho esta consulta “debido a la falta de contestación por parte de la patronal y por la ausencia de medidas específicas del Gobierno y el Ministerio de Cultura, que ya han llevado a cabo en otros países europeos como Italia, Francia o Portugal”.

España decretó el estado de alarma el pasado 16 de marzo y el Gobierno , según remarca Unión de Actores y Actrices, “no ha tenido en consideración a los trabajadores de la cultura entre las medidas tomadas desde entonces”.

“Las pérdidas económicas y laborales en el sector son insostenibles. Por esta razón, desde la Unión de Actores y Actrices estamos dispuestos a dialogar con el Ministerio de Cultura, para ayudar a desarrollar medidas concretas y necesarias para paliar la situación del sector artístico ante esta crisis sanitaria originada por el COVID-19, pero necesitamos la predisposición de las administraciones”, señala Iñaki Guevara, Secretario General de la Unión de Actores y Actrices.

Por el tipo de trabajo del audiovisual, los actores deben enfrentarse a situaciones como contratos por obra y servicio que no se han hecho efectivos ni se van a hacer efectivos; falta de días cotizados para pedir la prestación de desempleo por el carácter intermitente de la profesión o desconocimiento por parte de las administraciones del régimen de artistas, entre otras..

El informe realizado por la Unión de Actores y Actrices hace ver cómo el estado de alarma y la crisis sanitaria han derrumbado los cimientos de toda la sociedad. “Ha machacado a actores, actrices, técnicos, guionistas y un largo etcétera de trabajadores de la cultura”, subrayan desde el sindicato, reiterando lo necesario que es que el Gobierno tome medidas específicas en Cultura.

Puedes leer el informe completo de 19 páginas aquí.