Gilipollas: la teoría, título del trabajo, está basado en el libro Assholes: a Theory, bestseller de The New York Times escrito por el profesor y filósofo Aaron James y analiza los motivos por los que la sociedad valora positivamente comportamientos tóxicos.

 

El canal de documentales Odisea, producido y distribuido por AMC Networks International Southern Europe, estrena hoy a las 23:30 Gilipollas: la teoría, un provocativo documental basado en el libro Assholes: a Theory, bestseller de The New York Times escrito por el profesor y filósofo Aaron James.

Entre otras cuestiones, James se pregunta por qué los gilipollas van en aumento en los lugares de trabajo, en los gobiernos y en nuestros propios hogares, y pone a prueba los límites de aceptación de gilipollas en nuestra vida.

“El mundo estaría mejor sin gilipollas pero no vamos a librarnos de todos ellos, eso es una realidad”, afirma Aaron James, autor del relato sobre el que se inspira la producción. Dirigido por el canadiense John Walker, el documental analiza cuestiones como si un gilipollas nace o se hace, por qué los gilipollas prosperan en ciertos entornos, cómo se explica su atractivo perverso y por qué ascienden más rápido en el mundo empresarial. “Mi primera motivación para hacer este documental fue darle herramientas a mi hija para evitar a los gilipollas, saber cómo manejarse entre ellos y no trabajar para un gilipollas. Así que se puede decir que es un documental activista”, explica Walker.

Gilipollas: la teoría cuenta con los testimonios de diferentes personalidades de varios sectores, que buscan comprender y hacer retroceder la corriente ascendente de ‘gilipollez’. Entre ellos se encuentra el actor John Cleese (Monty Python), que define el sistema financiero ‘la industria de los gilipollas por antonomasia’, o Sherry Lee Benson-Podolchuk, ex oficial de policía que hace añicos la imagen cordial de la policía canadiense sacando a la luz su misoginia.

También Paul Purcell, banquero, CEO de Baird -compañía financiera que maneja 77.000 millones de dólares de sus clientes- y pionero en establecer en sus oficinas la regla de ‘no tolerar a gilipollas’, tras la cual su rendimiento triplicó al de la competencia; o Lesley Miley, una de las pocas afroamericanas que ha logrado ascender en Silicon Valley, analiza el daño que causa esa filosofía de vida de muévete y enriquécete rápido sin que te importe lo que destruyas por el camino; entre otros.

En estos tiempos de venenosas redes sociales, resurgimiento del autoritarismo y narcisismo descontrolado, el documental investiga los campos de cultivo de la ‘cultura idiota’ contemporáneos, analiza algunas de las figuras más tóxicas y aceptadas de nuestra sociedad y pone a prueba los límites de aceptación de gilipollas en nuestra vida.

Además, el canal ha lanzado una web especial para el documental, gilipollas.info.