La Unión Internacional de Cines (UNIC) demanda en un nuevo comunicado que los distintos gobiernos nacionales deben actuar con urgencia para ayudar a las salas de cine en Europa durante la crisis provocada por la pandemia del COVID-19.

Ayer nos hacíamos eco de un comunicado de la NATO (National Association of Theatre Owners) en el que aplaudía las medidas elaboradas en Estados Unidos y urgía su aplicación, y hoy nos detenemos en UNIC, que hace unos días ya envió una nota apelando a la unidad y rechazando la búsqueda de beneficios cortoplacistas.

A continuación, traducimos el texto íntegro del nuevo comunicado de UNIC, entidad que representa los intereses de asociaciones de exhibidores en 38 países, principalmente en Europa:

“La gran mayoría de cines en Europa ha cerrado con el objetivo de cumplir con las medidas de contención de la pandemia del coronavirus.

Esto tendrá un enorme impacto económico y social en las distintas regiones pero nuestra prioridad en este momento debe ser la salud de nuestro público y la de millones de personas en nuestro sector que se dedica a hacer que la experiencia de ir al cine sea única.

Apelamos a los gobiernos nacionales a que hagan todo lo posible en las próximas semanas y meses para garantizar que los cines europeos son capaces de sobrevivir y superar estos desafíos sin precedentes a los que nos enfrentamos.

El sector cinematográfico en su totalidad se encuentra imbuido en esta situación y solamente tendremos éxito si nos apoyamos los unos a los otros.

Nuestra ambición compartida es que los cines europeos emerjan a partir de la situación actual y sus retos para volver a convertirse en el hogar dinámico y vivo de la cultura que siempre ha sido.

Esperamos el día en que nuestros asociados puedan dar la bienvenida a los espectadores y se pueda disfrutar de nuevo incomparable experiencia social y cultural de ver una película en comunidad ante la gran pantalla”.