La National Association of Theatre Owners (NATO) aplaude el esfuerzo de los congresistas estadounidenses para intentar ayudar a trabajadores vulnerables y a la continuidad de los negocios durante la crisis del coronavirus. La asociación destaca en un comunicado los beneficios que tendrá para el sector.

La NATO es la asociación de exhibidores más grande del mundo, representando a más de 33.000 pantallas en Estados Unidos y más de 32.000 salas en 98 países de todo el mundo. Con sedes en Washington D.C. y en North Hollywood, es un interlocutor con las autoridades para que se realicen políticas favorables al gremio y trabaja con los distribuidores en cuestiones de mutua preocupación como la tecnología, la legislación o el marketing.

La entidad ha enviado un comunicado en referencia a la crisis sanitaria y a las medidas que se pretenden impulsar en Estados Unidos.

A continuación, traducimos el texto:

“Aplaudimos los elementos de la Fase III de la legislación de estímulo para proporcionar asistencia a los empleados de forma que puedan capear el temporal y para garantizar el acceso al capital mientras los negocios están cerrados y sin posibilidad de generar ingresos al tiempo que los gastos permanecen.

Los elementos clave en la legislación que ayudarána los propietarios de salas para que puedan resistir y retomar la actividad laboral incluyen:

Programas de garantía de préstamos para sectores gravemente afectados, como es el caso de las salas de cine

Préstamos para pequeñas empresas por interrupción de negocio que faciliten el acceso inmediato al crédito

Aplazamientos en los impuestos sobre la renta

– Aplazamientos fiscales deficitarios

Es urgente la aprobación de las medidas para asegurar la supervivencia cultural y económica de una industria tan vital como la exhibición así como la de sus empleados.

También emplazamos al Congreso y al Gobierno a que continúen desarrollando y aprobando medidas que puedan aliviar la situación de los 150.000 trabajadores del sector que no están cubiertos por esta legislación así como a los millones potenciales de estadounidenses hasta que esta crisis pase y puedan volver a sus respectivas industrias, de modo que las leyes mantengan la unidad del país”.