La Unión Internacional de Cines (UNIC) ha lanzado un comunicado, como ya hizo FECE hace unos días, en el que se hacen eco de ciertas voces que piden estrenos online para los títulos que no están pudiendo lanzarse en salas. “No es momento de buscar beneficios económicos cortoplacistas a costa del sector en su conjunto”, expresa la entidad, solicitando un sentido compartido de la responsabilidad.

A continuación, reproducimos íntegramente el comunicado de UNIC, entidad que representa a asociaciones de salas de cine de 38 países europeos, traducido al español:

“La salud y el bienestar de aquellos que trabajan en el sector es la principal prioridad para todos los exhibidores cinematográficos en Europa, puesto que nos enfrentamos a retos sin parangón con la expansión global del coronavirus.

En estos momentos sin precedentes, es crucial que la industria al completo esté unida y se prepare para el día en el que podamos dar la bienvenida otra vez al público y estos puedan disfrutar de la experiencia única de la gran pantalla.

Todos, de manera individual y colectiva, estamos teniendo que ajustar nuestra vida cotidiana mientras nos aseguramos de que la amenaza social se minimiza.

Pero debemos mirar al futuro y a la salud a largo plazo de nuestro sector, algo que se puede lograr mostrando unos objetivos comunes y un sentido compartido de responsabilidad. Todos dependemos los unos de los otros.

Sin saber claramente cuál será el impacto financiero de esta crisis en nuestra industria, no es momento de buscar beneficios económicos cortoplacistas a costa del sector en su conjunto.

Algunos profesionales están especulando con la idea de que el cierre temporal de los cines llevará al lanzamiento de algunos títulos directamente para el consumo doméstico. Esto no es ningún avance que sea de interés ni del sector ni del público. Prevemos que la gran mayoría de películas cuyos estrenos se han tenido que postergar por esta difícil situación serán situadas en el calendario más adelante, cuando la vida se normalice.

Mientras tanto, debemos remar todos juntos en la misma dirección para que, cuando dejemos atrás este desafío, todo el sector esté en situación para recuperarse lo antes posible.

Estamos seguros de que, cuando los espectadores tengan la posibilidad de volver a las salas, pronto redescubrirán la inolvidable e inmersiva experiencia que sólo la gran pantalla es capaz de ofrecer y verán que los cines continuarán jugando el papel que siempre han tenido, en los buenos y en los malos tiempos, como la más popular y asequible forma de entretenimiento disponible fuera del hogar”.