Esta es una de las conclusiones de la encuesta realizada por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, entre 101 estudios para conocer el impacto de la crisis del coronavirus en el sector. Ante los resultados, DEV propone cinco medidas al Gobierno para paliar la situación.

La Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, DEV, ha lanzado una encuesta al sector para conocer el impacto que está teniendo la crisis generada por la pandemia de Covid 19en el negocio de la industria de desarrollo de videojuegos.

La encuesta ha sido contestada por 101 estudios españoles. El 82 por ciento son entidades constituidas como empresas u otras figuras jurídicas. El 18 por ciento, son estudios pendientes de constitución. La mitad de los estudios están compuestos por menos de 5 profesionales.

Entre los principales resultados, destacan las cancelaciones y/o aplazamientos en cuanto a acuerdos con publishers, que señalan el 26 por ciento de las entidades encuestadas; un porcentaje que se eleva al 40 en el segmento de estudios de tamaño mediano (de 11 a 50 profesionales), el más afectado desde este punto de vista.

Respecto a las pérdidas estimadas en la facturación debido a la crisis del Covid 19, el 32 por ciento prevé que perderá hasta un 20 por ciento; mientras que el 4 por cientosube sus previsiones hasta más de la mitad de sus ingresos, un porcentaje que se eleva hasta el 7 por ciento en el caso de estudios con menos de cinco profesionales.

Para un 46 por ciento, si la crisis se alargara más de tres meses, su negocio estaría en riesgo; porcentaje que desciende hasta el 11 por ciento en el caso de estudios de mayor tamaño, con más de 50 profesionales en sus plantillas.

Entre los efectos más inmediatos que la pandemia está teniendo en su negocio, los profesionales subrayan la cancelación de grandes eventos y reuniones, lo que provoca la pérdida de oportunidades con publishers e inversores y la consecuente pérdida de financiación, además de contactos con la prensa para dar a conocer sus juegos y proyectos; los costes fijos a los que han de hacer frente, como IVA, seguridad social o impuestos; la paralización de inversiones y de financiación bancaria; retrasos en la tramitación y pago de ayudas públicas, como la de Red.es; y la pérdida de clientes y la revocación de proyectos, para aquellos estudios que trabajan para terceros u ofrecen servicios.

Así, teniendo en cuenta los resultados de la encuesta, desde DEV estiman que el impacto de la crisis generada por la pandemia de COVID-19 sobre la industria española de desarrollo de videojuegos, se traduciría en una pérdida directa, a corto plazo, de 90 millones de euros de facturación, una cantidad que equivale al 11 por ciento de lo facturado por la industria en 2018. Además, evalúan una ralentización importante en el crecimiento anual del empleo, equivalente a 500 empleos que dejarían de generarse en 2020; en este punto, la asociación recuerda que el 65 por ciento de la facturación de las empresas productoras españolas procede de la exportación. Además, aseguran que si la crisis sanitaria se alargara más de 3 meses, existe un riesgo de continuidad de negocio para el 46 por ciento de la industria, es decir, 240 empresas. En este caso, valoran la pérdida directa de un tercio de la facturación y empleo del sector, es decir, hasta 270 millones de euros y 2.300 empleos.

Las estimaciones, que se tendrán que revisar según el desarrollo de la crisis, se refieren únicamente a la industria española desarrolladora y productora de videojuegos y no contemplan el perjuicio ocasionado en a la venta de videojuegos en España por el cierre de tiendas especializadas y del estancamiento del consumo.

Ante esta situación, DEV propone cinco medidas urgentes para paliar el impacto de la crisis de COVID-19 en la industria española de desarrollo de videojuegos. Así, señalan que, puesto que van a necesitar ahora más que nunca del apoyo de inversores nacionales e internacionales, se debería modificar el artículo 36.2 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, para establecer un incentivo fiscal a la producción de videojuegos. Asegurar que la línea de avales para empresas y autónomos de hasta 100.000 millones de euros aprobada por el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19, llegue de verdad a las pymes y autónomos de desarrollo de videojuegos. La no paralización del pago de ayudas y subvenciones ya comprometidos por Red.es) y dar continuidad a los programas de apoyo ya previstos. Reducción de la cuota de los autónomos del sector del emprendimiento y flexibilización en los plazos de pago. La última propuesta es la dotación de mayores recursos a ICEX y a las agencias de internacionalización de las Comunidades Autónomas para que, cuando se supere la crisis y se  uelva a reactivar la celebración de eventos internacionales, se asegure la presencia del videojuego español en todos los mercados.

La Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento – DEV – representa los intereses de empresas desarrolladoras de videojuegos tanto españolas como internacionales con sede en España y entidades comprometidas con la evolución de este sector. Tiene como objeto abogarporsureconocimientoinstitucionalcomoindustria estratégica, altamente tecnológica, motor de nuevos modelos de negocio, generadora de empleo y exponente internacional de nuestra cultura.