The European Producers Club (EPC) se ha puesto manos a la obra para hacer aportaciones con las que la Unión Europea y los distintos gobiernos nacionales puedan ayudar a mejorar la dañada situación del sector tras el enorme efecto que está teniendo el COVID-19.

Rodaje de ‘Operación Camarón’ (Foto: Julio Vergne)

Esta asociación con sede en París, fundada en 1993 y con más de 100 productores de cine y televisión como miembros, pone de relieve la importancia de la industria audiovisual en Europa, en términos de ingresos, PIB y empleos, además de garantizar la diversidad cultural y el fomento de la creatividad.

Esta industria está conformada principalmente por pequeñas empresas y muchos freelance técnicos y creativos, que son muy frágiles a una crisis como la del coronavirus. El incremento de cuarentenas ha resultado en el cierre de cines y la suspensión de rodajes en todo el continente. Esto supone una disrupción en la liquidez, que desemboca en una muy probable bancarrota para muchas productoras”, declaran en un comunicado.

Esta situación sigue un efecto dominó y acaba afectando a todo el sector, que se encuentra desamparado, y a sectores relacionados como proveedores técnicos, agencias de publicidad, relaciones públicas, salas de cine, etc.

“Todo está pasando muy rápido y causará una grieta irreversible en la industria audiovisual europea con consecuencias dramáticas que son difíciles de estimar, dado que la duración de este período es todavía desconocida”, añaden desde EPC.

​Con el fin de que no se llegue a una situación crítica, The European Producers Club propone a las autoridades públicas 10 medidas para aplicar inmediatamente:

 

(Proyectos en distribución)

1. “Establecer un plan europeo y estatal para compensar a los inversores de los lanzamientos de contenido audiovisual europeo afectados, incluyendo productores y distribuidores, por las pérdidas derivadas de unos ingresos de taquilla reducidos, preventas no materializadas y campañas de promoción desperdiciadas.

2. Facilitar el lanzamiento de películas en plataformas online para que los productores y distribuidores puedan recibir compensaciones económicas mediante la liberalización de las regulaciones relativas a la cronología de las ventanas de distribución y otros requisitos para acceder a las ayudas públicas basados en ingresos de taquilla y estreno en determinados números de salas. Esto además puede beneficiar a los millones de personas que están aisladas actualmente.

(Proyectos en preproducción y en producción)

​3. Implantar fondos de emergencia por los gobiernos nacionales y préstamos libres de intereses para cubrir los costes de los pagos a los equipos, técnicos, actores y proveedores.

4. Avales europeos y estatales para las compañías aseguradoras en relación a la suspensión de los rodajes y poder así cubrir todos los riesgos relacionados con el coronavirus, de modo que las producciones puedan retomarse lo antes posible.

5. Mediar para que los financiadores, televisiones y plataformas liberen a los productores de sus obligaciones contractuales en cuando a fechas límite y extender la validez de las decisiones financieras hasta que el periodo de suspensión se termine y, allí donde los broadcasters y plataformas sean los principales inversores, que cubran los costes del período de suspensión con el dinero que tienen por obligación para invertir en producción.

6. Retrasar el pago de impuestos, seguridad social y otras obligaciones fiscales relacionadas con el rodaje y las empresas de producción, así como la suspensión del reembolso de préstamos contraídos por los productores con los bancos.

(Proyectos en desarrollo)

7. Organizar sistemas públicos de financiación para mantener los negocios como hasta ahora, sin interrupción, y proporcionar fondos mayores para el desarrollo que aseguren la estabilidad de los equipos de los proyectos en desarrollo.

8. Animar a las televisiones y plataformas públicas y privadas que se benefician de nuestra creatividad audiovisual a continuar y aumentar la aportación al desarrollo en solidaridad con una industria que desea volver al trabajo rápidamente.

9. Promover producciones de contenido valioso (positivo, educativo, sanitario, optimista) para ayudar a los ciudadanos a soportar mejor el confinamiento y el estrés.

(Sostenibilidad de los trabajos creativos)

10. Fomentar la adquisición por parte de broadcasters y plataformas de producciones de los catálogos de los productores europeos con una compensación económica justa para rellenar los huecos del incrementado consumo doméstico que genera el cierre de salas y la cuarentena”.