La compañía ofrecerá sus soluciones para reforzar las medidas de ciberseguridad con las que ya cuentan los operadores locales

Check Point, líder especializado en ciberseguridad a nivel mundial, y la Asociación Nacional de Operadores Locales de Telecomunicaciones (Aotec), que representa a un sector en el que existen casi 800 empresas en España, se han unido para potenciar la seguridad de las redes de las pymes de telecomunicaciones.

Gracias a este acuerdo, Check Point ofrecerá todas sus soluciones de seguridad con el objetivo de reforzar las medidas de ciberseguridad con las que ya cuentan los operadores locales, quienes llevan conexión de banda ancha a empresas y particulares, así como telefonía y contenidos televisivos, en especial en zonas rurales.

El proyecto consta de una primera etapa que se encuentra vigente ya desde este mes de febrero y que consiste en la puesta en marcha de un estudio en el que participarán las empresas asociadas a Aotec para así saber el estado actual del nivel de ciberseguridad de sus infraestructuras. Además se han dado a conocer los principales ciberriesgos a los que se enfrentan estas redes para que de esta forma se establezca las amenazas comunes a todas las empresas que forman parte del sector teleco.

Tras esto, Check Point creará una plataforma dirigida especialmente a la ciberseguridad, con un conjunto de productos y servicios destinados a prevenirlas, detectarlas y evitarlas. Pero esto no es todo, también se organizarán jornadas conjuntas de formación dirigidas a los responsables de ciberseguridad de las empresas que integran el sector teleco.

Mario García, director general de Check Point en España y Portugal ha señalado que “la llegada del 5G abre un nuevo mundo de posibilidades de negocio para las empresas de telecomunicaciones, pero al mismo tiempo, también supone un aumento potencial de los riesgos a los que estos modelos de negocio tienen que hacer frente”. Desde Check Point pretenden que el acuerdo sirva para ayudar a todas las compañías del sector teleco en España, para que estas puedan hacer frente a un panorama marcado por las ciberamenazas. García ha añadido que podrán hacerlo “gracias a nuestro amplio portfolio de soluciones, que engloba desde la protección en la nube hasta los dispositivos móviles. En ciberseguridad nunca hay segundas oportunidades, por lo que es imprescindible que adaptar cuanto antes las mejores herramientas para garantizar los más altos estándares de protección”.

En los próximos años los responsables de infraestructuras tendrán que enfrentarse a un incremento exponencial de los dispositivos conectados a la red, que en 2020 alcanzarán los 8.800 millones en todo el mundo, un 12% más que en 2019. Como consecuencia de todo ello, los cibercriminales tendrán a su disposición una mayor cantidad de objetivos sobre los que centran sus ataques, por lo que podemos afirmar que los riesgos se multiplicarán a gran escala.

Por su parte Aotec ha señalado a través de las palabras de su presidente, Antonio García Vidal, que “la protección de nuestras redes se ha convertido en una prioridad, hasta ahora no hemos tenido ningún problema, hemos trabajado para prevenir cualquier ataque, pero hay que continuar reforzándola siempre”. A lo que Vidal ha añadido: “Somos muy conscientes de que las redes son elementos crítico, porque garantizan el acceso a Internet a millones de personas. A esto hay que unir a la cantidad de información personal que manejan las empresas de telecomunicaciones, que debe ser custodiada debidamente, de ahí que hayamos querido reforzar nuestra ciberseguridad con la firma de este acuerdo”.

No podemos olvidas que la conectividad en las zonas rurales es esencial, y de cara al futuro adquirirá una naturaleza crítica ya que el teletrabajo está, cada vez más, a la orden del día. Las poblaciones serán cada vez más “inteligentes”, la automatización llegará a muchos procesos, incluido el campo, la atención a los mayores se apoyará en sensores a distancia… De esta forma, las pequeñas y medianas poblaciones en las que prestan servicio los operadores locales necesitarán toda la potencia de la tecnología de conectividad de redes de telecomunicaciones para no perder esa competitividad y evitar la despoblación. L ciberseguridad es, y  será un elemento indispensable.

Check Point cuenta con Infinity, una arquitectura de seguridad multinivel que ofrece productos específicos que protegen la información de las empresas almacenada en la nube, en la red y en los móviles.