1. El pasado jueves 13 de este mes, cuando faltaban 15 días para la gala de los Premios César, se conocía la noticia de la dimisión en bloque de los miembros de la dirección de l’Académie des Arts et Techniques du Cinéma  francesa, que al día siguiente emitía un escueto comunicado sobre este renuncia.

Estatuilla de los Premios Cesar

Los miembros de la dirección de la Academia de Cine de Francia anunciaron el pasado jueves su ‘dimisión colectiva’. Hacía ya varias semanas que la Academia era  un caldo de cultivo para abocar en esta situación. Ya cuando se hicieron públicas las nominaciones a los Cesar de 2020, el presidente de la institución, Alain Terzian, declaraba que se iba a ampliar la Junta Directiva de la Academia, principalmente con el objetivo de que hubiese paridad de género.

Días más tarde, el pasado día 10 de este mismo mes, la Academia emitió un comunicado en el que entre otras cosas, se indicaba que “desde principios de año, se han planteado muchos temas en la prensa y la comunidad profesional, sobre el funcionamiento de la Academia de Artes y Técnicas de Cine”; el comunicado destacaba cambios para “establecer, dentro de la Asociación, la paridad, por lo que los estatutos fundamentales deberán modificarse”. Actualmente la  Academia francesa está integrada por un 35 por ciento de mujeres y un 65 por ciento de hombres.

Y ese mismo día, el diario Le Monde publicaba una declaración en la que  actores, directores y otros profesionales de la industria cinematográfica, cargaban contra la institución, por considerar que su voluntad de reforma se quedaba muy corta, además de reprocharles su “opacidad” y la falta de representación de toda la pluralidad del cine francés.

Se quejaban igualmente de no tener voz ni en su funcionamiento ni en el desarrollo de la entrega de los premios César que, desdeñar semanas antes de que se celebre su 45 edición, ha estado envuelta de una fuerte polémica por la película El oficial y el espía (J’accusse). La película de Roman Polanski es la que mayor número de nominaciones atesora para los Cesar, algo que no ha sido muy bien visto entre un sector del cine y entre grupos feministas, que no dejan de subrayar que el director ha sido acusado de agresiones sexuales por varias mujeres

Así las cosas, el pasado día 14  la Academia francesa emitía un comunicado que señalaba que: “Para honrar a quienes hicieron películas en 2019 (en clara referencia a los próximos Cesar), para recuperar la serenidad y hacer que la fiesta del cine continúe siendo una gran fiesta,  el Consejo de Administración para la Promoción del Cine de la Academia de Artes y Técnicas del Cine, ha tomado la decisión unánime de dimitir. Esta renuncia colectiva permitirá la renovación completa de la gestión de la Asociación”.

Según se señala en este comunicado, la Asamblea General, se reunirá después de la gala de los Cesar, que tendrá lugar el próximo 28 de febrero, para  elegir una nueva dirección para prepararse así, bajo los auspicios del CNC, la modificaciones a los estatutos fundacionales de la Asociación para la Promoción Cine, y poner en práctica las medidas de modernización anunciadas.