El tándem Abril – Buenafuente repetirá de nuevo como presentadores de los galardones del Cine Español, cuya 34ª edición se celebrará, como ya informamos, el próximo día 25 de enero en el Palacio de Deportes José María Martín Carpena de Málaga.

Silvia Abril y Andreu Buenafuente en la gala de la 33ª edición de los Goya

Parece que falta mucho tiempo, pero verdaderamente estamos a poco menos de dos meses para que tenga lugar la 34ª edición de los Premios Goya, los galardones del cine español que cada año organiza la Academia de Cine y que en esta ocasión adelantan fecha.

Así, será el próximo día 25 de enero cuando conozcamos cuáles han sido las producciones, intérpretes y compañías más relevantes de la industria cinematográfica de este 2019 a punto de finalizar.

En su 34ª edición, la producción del evento estará realizada por la Academia deCcine en colaboración con El Terrat, compañía liderada por Andreu Buenafuente quien, junto a Silvia Abril, volverán a retomar el rol de maestros de ceremonias, tras las buenas sensaciones que dejaron el pasado febrero.

La gala contará con la producción ejecutiva de Rafael Portela (Academia de Cine) y Lydia Cerrudo (El Terrat) y la dirección de producción de Xavi Resina (Academia de Cine) y Salva Álvarez (El Terrat).

“Cuanto más tiempo llevas en esto, más consciente eres de lo verdaderamente emocionante. Que después de tantos años, confíen en uno para que presente la gala más importante es un honor. Y, si encima, lo hago con la mejor cómica de España, la emoción se convierte en disfrute, en comodidad y en complicidad. Nos gusta el cine, la comedia y la televisión. Vamos a agitarlo todo y a intentar superar la edición del año pasado con la ayuda del equipazo de El Terrat. Gracias a la Academia por la propuesta”, declara Buenafuente.

Muy emocionada, Abril manifiesta que cuando alguien repite –”un plato, una tapa, una película, una canción…– es porque el sabor de boca que quedó de esa experiencia no pudo ser mejor. Con esa sensación, abordar de nuevo la gala de los Goya no puede ser más estimulante. El espíritu sigue siendo el mismo porque Andreu y yo poco hemos cambiado en este año: intentar hacer una ceremonia divertida, amena, larga, muy larga y que, sobre todo, la gente del cine y los que están en casa la disfruten. Muchas gracias a la Academia por brindarnos su confianza de nuevo y a Málaga por acogernos en una cita tan importante. Vamos allá: acción”.