Hace unos días publicábamos todos los detalles de MestizoLab, un programa destinado a la búsqueda de coproducciones entre España y México, que se ha materializado con notable éxito en Madrid durante los últimos tres días.

Roger Casas-Alatriste, Andrea Stavenhagen y Alejandro Palma

Las jornadas han estado organizadas y promovidas por El Cañonazo Transmedia, Minotauro Comunicación, DocsMX y La Casa de México, que ha ejercido como sede para el encuentro. A su conclusión, hemos charlado con Roger Casas-Alatriste, CEO de El Cañonazo Transmedia, Andrea Stavenhagen, profesional experta en encuentros de coproducción y Alejandro Palma, organizador de MestizoLab para conocer su valoración particular.

Cine&Tele: ¿Cuál era la intención principal en esta edición 2019 del Mestizo Lab?

Roger Casas-Alatriste: Esta es una idea que surge de una necesidad de encontrar recursos económicos y mecanismos de financiación, particularmente para proyectos audiovisuales que tengan que ver con México y España. Nosotros tratamos de ser un vehículo que genere nuevas ideas y propuestas, ordenadas, y que logremos llevarlas a buen puerto, a través de este espacio que nos ofrece La Casa de México.

C&T.: ¿Cuando uno piensa en  coproducciones entre México y España, irremediablemente vienen a la imaginación casos de éxito como El laberinto del Fauno ¿Qué títulos recientes pueden destacarse de esta colaboración?

Andrea Stavenhagen: Pues entre las coproducciones recientes puede destacarse El Autor, una película estrenada en San Sebastián que fue importante en España a nivel comercial. Sin llegar a hablar de una “tradición”, sí que es habitual encontrarse con películas en la que han trabajado ambos países. No solo a nivel de talento, también financiero, tecnológico…

R.C.: Hubo una época maravillosa hace unos cuantos años, en la que la producción cinematográfica en México y España estaba hermanada. Las estrellas de un país también lo eran en el otro. Ahora, que estamos en un cierto “momento valle”, este Mestizo LAB permite crear un espacio físico para generar estas sinergias tangibles, más que los Festivales que quizá están más dedicados a la venta y promoción de las películas.

Alejandro Palma: Estamos ante una coyuntura histórica adecuada, que permite una cooperación intensa entre ambos países, por ejemplo, las últimas series que se han presentado en España, como Adventum. Una propuesta que lleva a cabo un tratamiento muy serio y veraz en un producto de entretenimiento que nos hermana. También tuvimos en este evento la presentación de la serie más grande que se ha hecho en materia presupuestaria en España y esperamos que también en México, la de Hernán  Cortés. Dopamine junto con Onza Entertainment la han presentado aquí, nos han ofrecido un avance… es un gran ejemplo de la colaboración activa entre México y España.

R. C.: Sus propios productores nos contaron cómo está siendo la experiencia para empresas mexicanas y españolas que están participando activamente en esta coproducción, para servir de ejemplo a otros.

C&T.: En el momento en que España y México se proponen llevar a cabo un proyecto en común, ¿Qué tienen ambos países para ofrecerse mutuamente?

A. P.: Hay una vinculación idiomática y también una forma similar de hacer negocios. También en la banca, el turismo…hay una gran compenetración. En ese sentido, lo que estamos aprovechando es un  momento dulce en las relaciones administrativas y en todos los sentidos, entre México y España.

R. C.: Si tú llevas a cabo un proyecto en España, tu público potencial son 40 millones de personas, mientras que si lo realizas con México, la cifra asciende hasta los 180. La repercusión a nivel regional es exponencial. Entonces, un proyecto pensado para ambos países, tiene una apertura y un potencial muy superior a uno local.

A. S.: Eso es justo lo que buscamos aquí. Abrir mercados, unir talentos, públicos y audiencias. Si bien existen diferencias culturales, tenemos muchas más similitudes a todos los niveles, lo cual es positivo para la generación  de contenidos.

C&T.: Estando El Cañonazo especializado en  proyectos transmedia, ¿Existe una búsqueda de que los proyectos que se consumen en el Mestizo Lab tengan una vocación innovadora tecnológicamente hablando?

R. C.: Efectivamente, una de las líneas principales es esa mirada hacia el futuro. Hay un bagaje histórico de producciones en esta línea que se han hecho y otras en las que estamos trabajando en este momento. Cualquier empresa que se plantee hoy por hoy hacer un proyecto audiovisual, creemos que debería contemplar las nuevas pantallas, otro tipo de narrativas…que creemos que es justamente lo que podemos aportar no solo desde El Cañonazo, sino desde  muchas empresas que trabajamos con este distintivo.

C&T.: Con vistas al futuro y en base a las previsiones expuestas en esta cita, ¿Cuál es el futuro cercano para las líneas de cooperación entre México y España?

R. C.: Es un hecho que Mestizo Lab se convertirá en una cita anual, que esperamos que tenga más presencia a lo largo del año en diferentes eventos. Podemos estar seguros de que en la edición del año que viene podremos recoger frutos de lo que se ha plantado durante estos días.

A. P.: Es importante entender que Mestizo Lab no es solo un evento, es un programa mucho más amplio en el cual se enmarcan estas tres jornadas. Pero para lograr los objetivos hay que trabajar todos los días, no es un tema de una semana o de los meses que preceden a este foro visitado y exitoso. Ahora es cuando hay que recoger todo lo que tenemos, analizar la información y aplicarla a un programa de trabajo que ya teníamos. Toca materializar, resumiendo lo que ha pasado aquí y plantear los primeros pasos que tenemos que dar para prolongar el éxito de estos días.

A. S.: La riqueza de esta primera edición del Mestizo Lab radica en la diversidad de proyectos que se han podido ver: series de televisión, series documentales, ficción, documentales, largometrajes… creo que finalmente todos estos proyectos de alguna manera más o menos inmediata en los próximos meses, van a concretar apoyos y lograr financiación oportuna y positiva entre México y España. Como dice Alejandro, esto es un programa de apoyo que acompañará a los proyectos, y creo que justamente la primera predicción que podemos hacer en esta primera edición es optimista, pero también hay que ser conscientes de que cada proyecto tiene su tiempo de desarrollo y que aquí no existen fórmulas matemáticas. Tenemos que estar atentos a las particularidades de cada proyecto y atender sus necesidades en términos de socios, vínculos y programas que se puedan establecer entre uno y otro país.

C&T.: ¿Algún proyecto que os gustaría destacar de los que se han visto estos días?

A.P.:  Es difícil, porque fuimos muy meticulosos en la selección de todos ellos y creo que logramos reunir la diversidad audiovisual que es obligatoria en estos tiempos. Logramos por ejemplo, encontrar proyectos que de forma natural, en vez de buscar un aliado financiero, se encontraron creativamente. Ésto también es un éxito porque se trata de un foro que también busca el encuentro de partes creativas con un mismo fin. Sería muy difícil e injusto destacar un proyecto sobre los demás, porque todos son muy particulares y estamos satisfechos de haberlos encontrado.

C&T.: ¿Conclusiones que os gustaría aportar?

A.P.: Además de lo ya dicho, es fundamental aportar que todo ésto que hemos llevado a cabo no habría sido posible sin el apoyo de La Casa de México y el soporte a todos los niveles que nos ha brindado.

A.S.: Esta es una linda apuesta, corroborada por La Casa de México, de futuro. Hablar de proyectos audiovisuales no solo es un negocio, también supone hablar de cultura, comunicación entre México y España… tenemos un espacio privilegiado que creo que hemos aprovechado bien y esperamos continuar haciéndolo en el futuro.