La directora de cine, guionista, realizadora de televisión y directora teatral recibe este galardón concedido por el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), que en 2018 recayó en la productora Esther García.

Por segundo año consecutivo el Premio Nacional de Cinematografía recae en una mujer. Así, si en 2018 el galardón concedido por el ICAA fue para la productora Esther García, en este 2019 el premio es para Josefina Molina, “una cineasta y maestra de cineastas”, tal y como destaca una nota el Ministerio de Cultura.



El jurado ha querido reconocer a Josefina Molina, directora y guionista pionera del cine español, como referente de varias generaciones de cineastas presentes y futuras subsanando una deuda histórica con su carrera. Su mirada libre y sin prejuicio ha sido esencial para comprender la situación de la mujer en los años de la Transición y la consolidación de la democracia. Cineasta y maestra de cineastas, su labor demuestra un empeño personal porque haya una mayor representación de mujeres en la industria cinematográfica”. Así mismo ha argumentado que “Molina abordó de manera valiente la vanguardia, la autoficción y el clasicismo en su obra”.

La primera mujer que obtuvo el título de directora-realizadora en la Escuela Oficial de Cinematografía, es directora de cine, guionista, realizadora de televisión y directora teatral. Tras de sí cuenta con algunas obras tan destacadas como los largometrajes Función de noche (1981) y Esquilache (1988), o la serie de televisión Teresa de Jesús (1984).

Esta profesional cordobesa inició su trayectoria profesional en TVE, donde ha dirigido todo tipo de programas como realizadora y guionista. Su actividad como realizadora en TVE, con series como El camino y Entre naranjos, estuvo siempre marcada por el rigor creativo. Su realización más destacada para el ente público, fue la serie Teresa de Jesús, interpretada por Concha Velasco.

Fue en 1973 cuando se puso detrás de las cámaras para dirigir Vera, un cuento cruel, su primera película, a la que seguirían Esquilache, Un soñador para un pueblo o Lo más natural, nominada a tres Goya y ganadora de la mejor banda sonora original.

En 2006 fundó con las también cineastas Isabel Coixet e Icíar Bollaín, la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA), de la que fue presidenta de honor.

El Premio Nacional de Cinematografía se suma a muchos de los otros galardones obtenidos por Josefina Molona, como el Toda una Vida, de la Academia de Televisión en 2003; la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, del Consejo de Ministros en 2006; el Goya de Honor en 2012; o el ASECAN de Honor en 2016.  Además, en 2015 fue elegida académica de número por la sección de Nuevas Artes de la Imagen de la Real Academia de Bellas Artes

El Premio Nacional de Cinematografía lo concede el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) y está dotado con 30.000 euros. Este año, el jurado ha estado presidido por Beatriz Navas, directora general del ICAA, y Jaime Alejandre, subdirector general de Promoción y Relaciones Internacionales del organismo adscrito al Ministerio de Cultura y Deporte, ha actuado como vicepresidente.

Como vocales han estado presentes Azucena Rodríguez, por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España; Ángela Armero, por Autores Literarios de Medios Audiovisuales; Pedro Casablanc, por la Unión de Actores y Actrices y Nieves Maroto, por la Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales (CIMA). Ha actuado también como vocal la galardonada el año pasado, Esther García. A propuesta del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales han asistido Cristina Zumárraga, Diego San José y Miguel Fernández-Rodriguez.