Stuart Almond, responsable de marketing de Media Solutions, Sony Professional Solutions Europe, descubre en este artículo las cinco principales tendencias que, a su juicio, marcarán al sector audiovisual en este 2019.

No tendría sentido hablar de mis expectativas para 2019 sin antes reflexionar sobre los cambios de 2018, que considero más significativos y que, como tales, seguirán definiendo el panorama audiovisual este año.

Tal ha sido la velocidad del cambio en 2018, que el público ahora consume contenido de una forma completamente nueva con respecto a cómo se hacían las cosas hace tan solo un año. El vídeo bajo demanda por suscripción o SVoD (Subscription Video on Demand) ya no es una nueva e interesante forma en que la gente está empezando a ver la televisión; de hecho, por primera vez en la historia, el número de suscripciones ha superado al de espectadores de televisión de pago tradicional.

En cifras: 765 millones de personas de todo el mundo ven contenido en plataformas como Netflix y Amazon Prime


No solo ha cambiado la manera en que se consume contenido; también lo ha hecho el medio: un 20% del contenido de Netflix se ve en dispositivos móviles. A pesar de que esto no es una novedad de 2018, una vez más, el ritmo al que se ha propagado la tendencia entre grandes sectores de la población a lo largo del año ha sido impresionante.

El público también pide contenido de mejor calidad

La producción en 4K se ha convertido en el estándar de facto del sector, ya que cada vez más consumidores exigen contenido 4K en sus hogares. El Worldwide TV Market Report (informe de mercado televisivo a nivel mundial) de Futuresource Consulting destaca que la producción proyectada solo para finales de 2018 superaba los 80 millones de televisores 4K UHD, siendo el alto rango dinámico (HDR) una característica incluida en un 60 % de ellos.

 



 

¿Que implica esto de cara 2019?

  1. La evolución de la producción virtualizada

Estamos en plena experimentación con el 5G, y esto afectará no solo a la capacidad de los espectadores para ver contenido en dispositivos móviles, sino que también hará avanzar la forma en que capturamos contenido.

Muchas productoras ya se han dado cuenta de las ventajas de la producción virtualizada, y los avances en la conectividad móvil tienen el potencial de seguir desafiando los límites de la producción virtual en 2019.

Esta mayor adopción de servicios de producción en la nube y virtuales no solo cambiará la forma en que los equipos trabajan sobre el terreno, sino también cómo se financian las producciones. Los servicios en la nube suelen rebajar el baremo de entrada con sus costes operativos asociados.

Cada vez más producciones se beneficiarán de la selección de contenido descentralizada, ya que es posible crear contenido, compartirlo, trabajar colaborativamente en él y publicarlo en cualquier momento y lugar. Esto dará pie a más periodismo sobre el terreno y supondrá un resurgir de los proveedores de noticias tradicionales, con capacidad para producir y ofrecer contenido rápidamente desde el lugar de los hechos para reforzar la integridad de marca en la era de las noticias falsas.

  1. La explosión de la producción basada en Datos

En cifras: los niveles de tráfico de datos aumentarán un 22,3 % hasta llegar a los 398 billones de megabytes en 2022 PwC. Puede que aún no estemos ante unos niveles de datos como los de 2022, pero sabemos que la producción estimada de datos para 2019 generará valiosa información sobre espectadores, consumo, contenido y metodologías de producción, todo gracias a volúmenes cada vez mayores de personas que verán vídeos por Internet. Además, como se mencionaba anteriormente, la incorporación del 5G este año generará volúmenes aún mayores para ver contenido de vídeo más a menudo y con una mayor calidad.

Sin embargo, la clave está, por obvia que pueda ser la predicción, en cómo estos datos impulsarán más inteligencia artificial (IA) por todo el sector audiovisual.

2019 verá una proliferación de la IA en la fase de creación de contenido de la cadena de suministro, no solo a la hora de automatizar más procesos y flujos de trabajo, sino también aplicada a la captación, la preproducción y la posproducción para acortar plazos en diversas plataformas y prediseñar contenido en función de la preferencia de datos del público objetivo. Solo la IA será capaz de sacar partido a los enormes volúmenes de metadatos generados por las nuevas producciones y los hábitos del público para facilitar una mayor creación de contenido basado en tendencias e investigaciones.

  1. Realidad mixta en el contenido audiovisual

La IA en la producción es solo el principio. La realidad mixta en el contenido audiovisual seguirá siendo una gran área de exploración para los productores de contenido en su afán por crear experiencias más únicas y personalizadas, que generen mayor interés y compromiso por parte de la audiencia en un ecosistema eminentemente competitivo.

Ahora que más y más gente recurre a Internet para el consumo audiovisual, los productores de contenido que buscan captar la atención de los espectadores están en auge, desde producciones a gran escala de Netflix hasta YouTubers.

La tecnología de realidad virtual (VR, por sus siglas en inglés) a un ritmo acelerado, lo que posibilita una adopción mucho más amplia (como ilustra el gráfico de más abajo). A su vez, este aumento en la adopción allanará el camino para que la realidad mixta se convierta en una nueva plataforma de entretenimiento viable. Al evaluar la irrupción de la realidad mixta en este último año, entendemos por qué se estima que los segmentos con un crecimiento de ingresos más acelerado sean los de contenido VR (realidad virtual) y OTT (del inglés over-the-top, “de libre transmisión”, en referencia a los proveedores de contenido como servicio independiente por Internet, véase Netflix o Amazon Prime).

En 2018 ya he tenido el placer de trabajar con Sky y la BBC para ayudarles a lograr una mayor implicación por parte del público mediante servicios de segunda pantalla. Una forma de conectar con su audiencia ha sido emitiendo acontecimientos deportivos en directo en realidad virtual a través de PlayStation VR.

  1. El auge de productores audiovisuales no tradicionales

A medida que el 4K HDR se convierte en el referente para el entretenimiento en el hogar, en 2019 seguirá surgiendo tecnología capaz de capturar obras «de alto presupuesto» de una forma ágil y rentable.

La creación de tecnología de producción más asequible también conllevará la creación, por parte de marcas menos tradicionales, de contenido que busque atraer al mismo público al que las empresas de entretenimiento audiovisual suelen dirigir sus esfuerzos. Esto implica que el futuro del control de contenido quedará en manos de aquellos mejor posicionados para ofrecer al público lo que quiere, a diferencia de los proveedores de producción o compra de antaño.

Aparecerán nuevos agentes en el mercado, y se forjarán nuevas asociaciones, como la Alianza de tecnología de posproducción de Netflix, de la que Sony ya es miembro.

  1. La aparición de destrezas especializadas

Por último, 2019 exigirá una serie de destrezas específicas que se volverán imprescindibles en el sector audiovisual. Los ingenieros de retransmisión familiarizados con la TI y el vídeo a través de IP, y que comprendan la distribución digital y la audiencia multiplataforma, tendrán un perfil altamente codiciado.

A medida que el sector continúe transformándose a lo largo de 2019, serán cruciales las asociaciones, instituciones y colaboraciones que no solo sienten bases, sino que también compartan conocimientos. Las organizaciones audiovisuales y de contenido individuales buscarán socios de los que obtener asesoramiento y apoyo para que les acompañen en este viaje con la misma dedicación.

2019 promete ser un año transformador definido por nuevas asociaciones entre organizaciones audiovisuales y proveedores del sector capaces de ofrecer una participación ágil y flexible.

Más información en este enlace. Si quiere ampliar información puede contactar con Stuart Almond.