A mediados del pasado mes de julio Nova, el canal femenino de Atresmedia, emitió el final de Fatmagül, telenovela turca que habría atrapado a la audiencia desde que comenzase su emisión. Posiblemente los 853.000 espectadores y el 6,2 por ciento de share que obtuvo su desenlace y el hecho de que la ficción otomana esté arrasando en varios territorios, haya motivado al canal de Mediaset a lanzar Kara Sevda.  

‘Kara Sevda’

Si Fatmagül aterrizó en Nova el pasado mes de enero con un bagaje lleno de triunfos, que se vio refrendado por la audiencia en todos sus capítulos, Kara Sevda – o Amor eterno en su título español-, llega a Divinity avalada con un Emmy a la mejor telenovela de los International Emmy Awards de 2017 (convirtiéndose en la primera producción rodada en Turquía que lo  lograba) y con el el Premio Especial del Jurado en los Seoul International Drama Awards en 2016. Además ha sido emitida en 60 países con buenos datos de audiencia.

Así, el canal femenino de Mediaset se introduce en el fenómeno de las telenovelas turcas, que están a punto de desbancar a telenovelas latinoamericanas (hasta hace poco, reinas indiscutibles del mercado y de las parrillas internacionales) y, dentro de su sello temático ‘Te como a series’, comenzará a emitir Kara Sevda (Amor eterno) consiguió un hito histórico que ha marcado un antes y un después en la industria televisiva turca: alzarse como la primera producción rodada en Turquía premiada con el Emmy a la Mejor Telenovela en 2017. Además, la serie acaparó el Premio Especial del Jurado en los Seoul International Drama Awards en 2016.

Dos de los actores más cotizados del Medio Oriente, Burak Özçivit (intérprete de Küçük Sirlar, la adaptación turca de la serie Gossip Girl) y Neslihan Atagül (Fatih Harbiye) encarnan junto a Kaan Urgancıoğlu (Jack Ryan) al trío protagonista de esta serie producida por Ay Yapim y estrenada en Turquía por la cadena Star TV.

¿De qué va? Kara Sevda (Amor eterno) narra la historia de Kemal (Burak Özçivit), hijo de una familia de clase media enamorado de Nihan (Neslihan Atagül), miembro de una saga opulenta y estudiante de último año de universidad. Entre ambos surge el amor y a pesar de los obstáculos por la diferencia de clases, la pareja se las ingenia para poder estar juntos. Sin embargo, las vicisitudes surgen cuando Kemal debe mudarse para trabajar en una mina y Nihan es obligada a casarse con Emir (Kaan Urgancıoğlu). Durante cinco años, Kemal se vuelca en el trabajo y se aísla de todo, hasta que un accidente en la mina obliga al joven a regresar a Estambul para afrontar su pasado.