Cómo afectan las plataformas digitales a la industria audiovisual era el objeto de la jornada organizada por la Academia de Cine en Madrid, que reunió a productores, representantes de las plataformas pero que, sorprendentemente, no contó con agentes de la distribución ni de la exhibición.

Antes de comenzar las dos mesas redondas que conformaban esta jornada, el director general de la Academia, Joan Álvarez, encargado de su inauguración, declaró que las plataformas “son un elemento dinamizador y eso nos afecta como creadores y como Academia de Cine”.

Primera mesa redonda. De izda. a dcha.: Mª Luisa Gutiérrez, Gonzalo Salazar-Simpson, Jorge Sánchez-Cabezudo yDomingo Corral

Domingo Corral, director de ficción original de Movistar +; Gonzalo Salazar-Simpson, productor y director de la ECAM y Jorge Sánchez-Cabezudo, director, guionista y productor, fueron los integrantes de la primera mesa redonda, moderada por la productora Mª Luisa Gutiérrez.

Salazar-Simpson manifestó que “nunca hemos tenido tanto contenido audiovisual como ahora”, si bien mostró su preocupación por la calidad de la narrativa. También aludió al cambio de tornas que ha generado la gran cantidad de producciones, afirmando que “si antes yo llamaba a los productores para tratar de colocar a mis alumnos, ahora son ellos los que me llaman a mí”.

Por su parte, Sánchez-Cabezudo declaró que las plataformas “permiten que los públicos sean más segmentados y que se puedan llegar a esas parcelas”.

Domingo Corral manifestó que la televisión de pago facilitó un nuevo tipo de producción, que con la aparición de las plataformas se ha incrementado. Para el director de ficción original de Movistar +, el aterrizaje de Netflix o HBO en España es positivo “porque la competencia te hace mejor”. “Ahora se produce más contenido y más variado”, aseguró el ejecutivo.

En esta mesa redonda también se puso de manifiesto que, gracias a las plataformas, la población puede acceder a gran cantidad de contenidos que hoy no están a su alcance, pues hay muchas películas que no llegan a sala y muchas poblaciones que no tienen cine.

También se puso sobre la mesa el debate sobre si una tv movie es cine o no y, obviamente, la polémica que abrió el Festival de Cannes sobre qué es cine. Salazar-Simpson aseguró que sería preciso “ordenar el contenido en torno al metraje, no respecto a dónde se ve”, y apuntó los desafíos para las distribuidoras y los agentes de venta porque “ahora aparece un solo distribuidor para numerosos territorios que nos simplifica las cosas a los productores”. Por su parte Corral, señaló que para la distribución en salas, sería bueno analizar película a película. También apuntó que “la televisión en España no tiene unos premios como los Goya”.

En el turno de preguntas, uno de los asistentes abogó por un modelo de premios como los BAFTA ingleses: unos para cine, otros para tele y otros para videojuegos.

Distribuidores y exhibidores no pudieron dar su opinión porque, como hemos comentado al principio de este artículo, no hubo representantes de estos dos sectores que, evidentemente, tendrían mucho que aportar, sobre todo porque se habló mucho de las ventanas de exhibición, especialmente en la segunda parte de la jornada.

Pero antes también se debatió sobre el big-data y la supuesta “burbuja” de series. Sobre el primero se señaló que el big-data no es un problema en sí, sino el problem es el uso que se le dé. Y sobre el segundo, se puso como ejemplo la gran cantidad en la oferta de libros, “pero nadie se cuestiona que haya una burbuja de libros”.

El modelo de ventanas dinámicas

Mª Luisa Gutiérrez repitió como moderadora de la segunda mesa redonda, que puso el foco en la evolución y el futuro del Video On Demand, y que contó con la participación de Juan Carlos Tous, CEO de Filmin; Teresa López, directora de contenidos de Rakuten TV Europa; Diego Rodríguez Blázquez, director de Márgenes; y Carlota Navarrete, directora de la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos.

Segunda mesa redonda. De izda. a dcha.: Mª Luisa Gutiérrez, Juan Carlos Tous, Teresa López, Carlota Navarrete y Diego Rodríguez Blázquez

“En Filmin defendemos un modelo de ventanas dinámicas. En el momento en que una elícula salga de las salas, debería entrar en las plataformas. De los 40 días que suelen estar en cartel, a los 112 que exige la legislación españolapara estar en las plataformas, se crea un limbo que aprovecha la piratería”, expuso Tous, quien también reclamó que todas las plataformas jueguen con las mismas reglas respecto a la obligación de invertir el 5 por ciento de su facturación. “Aunque no seamos competencia por el target, nos movemos en el mismo terreno”.

La directora de contenidos de Rakuten TV dijo que el 60 por ciento de las descargas piratas se produce durante el primer año de vida de la película e incidió en que, dado el interés manifiesto del público por los estrenos que percibe en su plataforma, con la limitación temporal que imponen los exhibidores “se está perdiendo valor en estos 112 días. Hay una promoción, un dinero que se ha invertido en dar a conocer la cinta, que pierdes si no está disponible ni en salas ni en plataformas. El usuario puede ser legal y no piratear, pero igual cuando esté disponible ya se ha olvidado de que existe la película y no la ve”.

Carlota Navarrete fue la encargada de poner encima de la mesa las cifras de la piratería, señalando que “hemos notado en nuestros informes el incremento de la oferta legal en el mercado español. Se ha consolidado el descenso de la piratería en 2017 en un 6 por ciento, desde 2016, y ese año hubo un descenso del 9 por ciento frente a las cifras de 2015”.

Por su parte, el director de Márgenes abogó por una mayor protección para las plataformas que han optado por los contenidos menos comerciales, pero sí claves para la identidad cultural europea y española: “Tenemos que tomar cartas en el asunto con planes de alfabetización audiovisual. Pasa porque el Estado apoye el cine español”.

La clausura de la jornada corrió a cargo de Mariano Barroso, presidente en funciones de la Academia, quien además de alabar el debate, reconoció que el nuevo modelo de producción y exhibición que se está iniciando en nuestro país y la consecuente revolución en el mercado laboral: “Las salas son el filtro en los Premios Goya, porque a las salas debemos nuestra existencia como cine, pero esa otra ficción no puede estar huérfana de estructuras profesionales e industriales de referencia, como la Academia”.