La Oficina del Parlamento Europeo en España, en colaboración con la Academia de TV, organizó el pasado 25 de mayo en Madrid un seminario sobre la nueva Directiva Audiovisual Europea. Este proyecto de ley busca aplicar a las nuevas plataformas online reglas similares a las de los canales tradicionales. Los aspectos principales son la obligación para los nuevos medios de una cuota de catálogo europeo, con la posibilidad de imponerles una contribución financiera, así como una mayor flexibilidad en la publicidad de la TV lineal.

La sede del Parlamento Europeo en España acogió el pasado 25 de mayo el seminario ‘Las claves de la Directiva Audiovisual Europea’. Una Directiva que, tras las reuniones finales en Europa entre Consejo, Comisión y Parlamento, concluirá su tramitación en los próximos meses.

La periodista y académica Mariló Montero fue la encargada de moderar el evento, mientras que Damián Castaño, jefe de prensa de la oficina del Parlamento Europeo en España, dio la bienvenida a los más de 100 profesionales del sector que asistieron al evento.

Castaño aseguró que uno de los objetivos de futuro de la institución es “dar a conocer a la gente lo que se hace en el Parlamento Europeo”. Cree que la Directiva busca “un escenario de estabilidad de futuro”.

El número de enmiendas, más de 1.400, demuestra, en su opinión, que estamos ante un proyecto de “especial importancia”.

A continuación, Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia de Televisión, abordó la situación audiovisual en España. Aludiendo al hecho de que la institución cumple 20 años en 2017, señaló que “la vida de la TV está marcada por una serie de momentos críticos” y “este es uno de ellos”.

“Tengo la sensación de que estamos viviendo una transición dentro de una transición“, declaró Campo Vidal sobre una época con “nuevas tensiones” y “nuevas empresas que alteran las cuotas de mercado”. En su opinión, “la TV está viviendo un cambio tan profundo como el de los periódicos”.

En el centro, Manuel Campo Vidal, presidente de la Academia TV. A la izquierda, Ángel Gª Castillejo y, a la derecha, Damián Castaño.

El presidente de la Academia de TV piensa que la Directiva “puede ser una esperanza o una amenaza“. Pero tiene claro que “será una esperanza, mientras recoja las inquietudes del sector”.

Ángel García Castillejo, secretario de Televisión Abierta (grupo conformado por los principales agentes de la TDT), le relevó en el turno de palabra y quiso remarcar que, a la vista de las últimas iniciativas desde Europa o del segundo dividendo digital en España, la TV adquiere un especial protagonismo en el espacio público.

Esto ocurre porque la televisión “es un factor determinante para configurar un modelo de sociedad democrática y participativa”. García Castillejo manifestó que, aunque la TV lineal ha sido siempre la líder de los medios tradicionales, de los medios tradicionales, en los últimos 5-10 años se ha dado un fuerte crecimiento de los servicios no lineales.

El problema es que “la TV tradicional se ha visto sometida a una fuerte legislación regulatoria y los nuevos servicios no”. El secretario de Televisión Abierta valora el modelo de estabilidad de la nueva Directiva y su “proceso equilibrador“.

Más de 100 profesionales acudieron al Seminario sobre la Directiva Audiovisual.

García Castillejo habló también de la importancia del ejercicio de europeísmo. El ponente recordó que, en las plataformas VOD, “el contenido no europeo es de un 71%” y “el 51% es de Estados Unidos”. Además, las películas nacionales en cada país “sólo representan el 8% de los catálogos“.

 

Santiago Fisas: “Los medios online van por libre y están totalmente descontrolados”

En la segunda mitad del seminario participaron dos personas que han sido protagonistas en el diseño de la Directiva. En primer lugar, Santiago Fisas, eurodiputado del PPE en la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo, dio una perspectiva desde el ámbito político.

Fisas apuntó que, a finales de abril, la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo aprobó su texto para las reuniones con el resto de organismos europeos con 17 votos a favor, 9 en contra y 4 abstenciones. Valoró el apoyo de los socialistas europeos y cargó contra la extrema derecha e izquierda, así como contra los liberales, puesto que, según indicó, para ellos “no hay que regular nada”.

Se ha pretendido, dijo en su intervención, que “las normas que se aplicaban a las TVs también se apliquen a los medios online, que iban por libre” y estaban “totalmente descontrolados“. Hasta ahora había “una injusticia de trato“. Aunque añadió que este asunto “también corresponde a los parlamentos nacionales”.

Santiago Fisas, del PPE, explica la Directiva. A la derecha, la moderadora Mariló Montero, y a la izquierda, Marcel Boulogne, de la CE.

El representante del Partido Popular repasó los principales puntos de la Directiva. Por un lado, “mejorar el nivel de protección de los espectadores y, en especial, de los niños, con respecto a la violencia y la publicidad”. Las nuevas plataformas tendrán de tomar medidas para que se puedan denunciar contenidos.

Otros asuntos son una mayor flexibilidad en las reglas de publicidad y una proporción de cuota europea. El Parlamento propone una cuota del 30% del catálogo, en vez del 20% que propone la Comisión Europea. Fisas considera “fundamental” esta medida para “promover la cultura europea” y señaló que desea que se puedan “poner límites de obras de un determinado idioma autóctono pero hay que ver si hay compatibilidad con la legislación europea”.

El eurodiputado también comentó que se está trabajando ahora mismo en otra Directiva relacionada, la del Copyright, donde todavía se pueden introducir enmiendas hasta finales de año.

 

Marcel Boulogne: “Cada país podrá imponer una contribución financiera en plataformas como Netflix”

Marcel Boulogne, Jefe de la Unidad Connect en la Comisión Europea, analizó varios aspectos de la Directiva y destacó que también se ha buscado “la armonización con la Directiva de e-commerce“.

El experto remarcó la dificultad legislativa para incluir sitios como YouTube, que “no tienen responsabilidad editorial”. Han querido “respetar sus diferencias”, como por ejemplo el hecho de que “no pueden monitorizar todo el contenido, por el volumen diario”.

No obstante, estarán obligados a introducir “mecanismos para reportar contenido dañino o ilegal” y, cuando sean notificados, estarán obligados a retirarlo. Subrayó la importancia que se ha dado a la limitación de libertad de expresión cuando tiene que ver con “protección de menores y el discurso del odio”.

Con respecto a la promoción de contenido europeo, remarcó que es importante un porcentaje mínimo obligatorio. Netflix, por ejemplo, tiene ahora el 27% de su catálogo que es europeo pero “no en todos los estados miembros”.

A la izquierda, Marcel Boulogne, de la Comisión Europea, y a la derecha, Santiago Fisas, eurodiputado del PPE.

Además, se ha prestado especial atención a la prominencia del contenido. “Es importante para asegurarse de que el porcentaje es de verdad visto por la audiencia”, comentó Boulogne, y añadió que “no valdrá rellenar con contenido antiguo”.

Otro aspecto de desigualdad, que había en relación a los operadores tradicionales, es el de la tasa que algunos países obligan a pagar para financiar cine europeo. Boulogne remarcó que “se ha aclarado que cada estado miembro pueda imponer una contribución financiera,  a partir de sus ingresos, en plataformas como Netflix”.

El principio de país de origen es todavía uno de los asuntos de debate para los próximos meses. Boulogne explicó que lo más relevante es que “si un servicio establecido en un país intenta escapar de la regulación desde otro país”, que exista “un procedimiento para asegurarse de que se pueda actuar”.

La publicidad fue otro de los puntos fundamentales. Se está proyectando “más flexibilidad para patrocinios, product placement, interrupciones y cantidad de publicidad”. Se han fijado dos franjas (de 6:00h a 18:00h y de 18:00h a 24:00h) en las que, de media total en cada franja, podrá haber un límite de 20% de cada hora (12 minutos). Esto ha suscitado cierto recelo en algunos ámbitos porque posibilitaría mayor facilidad para concentrar la publicidad en el prime time.

Por último, cabe apuntar que, durante el acto, se inauguró la exposición “Europa, territorio para la ficción televisiva”, que ha contado con la colaboración de RTVE, Atresmedia y Mediaset, y que está disponible en la Oficina del Parlamento Europeo en España. Se trata de una muestra fotográfica de algunas de las series de ficción más relevantes del país.