La décima legislatura de la democracia reciente española se despide con dos acciones del Gobierno que pretendían mejorar la financiación de las obras audiovisuales: la aprobación de una nueva norma de inversión por parte de las televisiones y la publicación del borrador de la Orden Ministerial por la que se regulan las nuevas ayudas generales y selectivas a la cinematografía y el audiovisual. Ambas han sido contestadas por los productores supuestamente beneficiarios, especialmente esta última, a la que FAPAE ha presentado más de 20 folios de enmiendas.

Por Antonio Carballo Sánchez

Adios-legislatura-nefastaEl Partido Popular finaliza su periodo de mayoría absoluta en el Gobierno con muchas asignaturas pendientes e incumplimientos de promesas. No solamente está el envenenado 21 por ciento de IVA Cultural, impuesto que el actual Gobierno incrementó “de forma transitoria” y que, a día de hoy, mantiene de forma enconada, contra todo y contra todos. Desgraciadamente deja pendientes de solución muchos más asuntos como la desaparición de distribuidoras, cierre de salas de cine (en ciudades pequeñas y medianas que están abocadas a no disponer de lugares donde ver películas en la gran pantalla), la escasa y poco eficaz persecución a la piratería (triste mérito que comparte con el anterior Gobierno del PSOE) o el continuo descenso de los presupuestos en la producción, como consecuencia de la drástica reducción de ayudas públicas y el intolerable retraso en la aprobación de una tibia Ley de desgravaciones fiscales.

Sin olvidarnos del aberrante decreto por el que se eliminó el sistema de recaudación por copia privada que existe en toda Europa o el desmantelamiento del patrimonio inmobiliario e industrial de la cultura audiovisual española. Nos referimos a la venta de los estudios de TVE de Paseo de la Habana, cuna de la televisión española; del antiguo edificio de NO-DO, abandonado hace ocho años y ahora ‘okupado’, por integrantes del Hogar Social Ramiro Ledesma; de los Estudios Ciudad de la Luz en Alicante, que continúan en espera de la segunda fase de la subasta forzada por Bruselas, con un incierto destino; de la reciente venta, a una promotora inmobiliaria, de los Estudios Buñuel (antiguos estudios Chamartín), donde se han realizado muchas de las mejores obras de la historia de nuestro cine y televisión y a la venta del Palacio de la Música, situado en el corazón de Madrid, para que se instale en él otra tienda más de ropa barata, esta vez japonesa.

“Este Gobierno ha sido el único que ha logrado unir a toda la industria cultural … España se ha volcado en solicitar al presidente del Gobierno que se tome en serio la Cultura y no hemos recibido ni acuse de recibo de nuestras peticiones”

Así pues, finaliza una legislatura que podríamos denominar nefasta en cuanto a la Industria Cultural se refiere. Ya lo comentaba Jesús Cimarro, presidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas Productoras de Teatro y Danza de España, durante el VII Foro de Industrias Culturales, realizado a primeros de noviembre:  “Este gobierno ha sido el único que ha logrado unir a toda la industria cultural … España se ha volcado en solicitar al presidente del Gobierno que se tome en serio la Cultura y no hemos recibido ni acuse de recibo de nuestras peticiones”.

Recordemos que durante estos cuatro años se han producido un gran número de manifestaciones, concentraciones, solicitudes, ruegos, informes … por parte del Sector Cultural para pedir que se parasen las atrocidades que el Gobierno estaba realizando en “nombre de la Cultura”.

Ya antes de la subida de los trece puntos porcentuales en el IVA Cultural, se constituía la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, organización que representa a 4.000 empresas del sector (generan más de 150.000 puestos de trabajo directos) e integrada por nueve entidades entre las que se encuentran FECE, FEDICINE o FAPAE, con el fin de presentar un frente unido ante la inminente alza del impuesto. Esta entidad desde entonces puso en marcha una batería de acciones para reclamar la bajada inmediata del IVA cultural involucrando en ellas, en ocasiones, a conocidos personajes del panorama cultural español, hasta llegar a las duras acciones que se decidieron el pasado 2 de diciembre.

También las asociaciones más importantes de ámbito internacional de industrias culturales, enviaron una carta al presidente del Gobierno para que revisase el IVA cultural, carta que también fue remitida a los Europarlamentarios.

Pero como decíamos, el IVA no ha sido el único punto negro que ha unido al sector. Recordemos las denominadas Veladas por la Cultura que, además de protestar contra el impuesto, tenían como epicentro el nuevo modelo de compensación por copia privada que se ha implantado en contra de toda la legislación europea; los recortes y desinversiones en todos los ámbitos del sector; la desoladora destrucción de puestos de trabajo en el sector cultural, que ha condenado al desempleo a más del 70% de artistas y autores de todos los ámbitos culturales o la protesta contra la política favorecedora a las multinacionales tecnológicas o compañías de telecomunicación. Se produjeron a lo largo del pasado año cuatro Veladas Culturales en las que participaron miles de ciudadanos –anónimos y conocidos- asociaciones, medios de comunicación (entre ellos Cine&Tele y Cineinforme), etc.

Pero como a todas las iniciativas del sector, el Gobierno siguió haciendo oídos sordos y dando la callada por respuesta. Tanto desde Cine&Tele Online como desde la revista Cineinforme, hemos ido denunciando a lo largo de tres años la sinrazón de un Gobierno que ha desatendido a la Cultura desde el minuto 1 de su llegada al poder, desde que se invistió a José Ignacio Wert como titular del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte. Y decimos “se invistió” porque, como todo el mundo sabe, el verdadero titular del ministerio ha sido el plenipotenciario Cristóbal Montoro pues la verdad, es que Wert hasta su marcha a finales de junio pasado, ha transitado por la madrileña Plaza del Rey (sede del ministerio) con toda la pena del mundo y sin ninguna gloria. De su sucesor Íñigo Méndez de Vigo, poco podemos decir pero al poco de tomar las riendas tuvo la delicadeza de escuchar al sector … para repetirle una vez más que con este Gobierno no hay nada que hacer.

No hemos oído ni una sola vez la palabra Cultura en boca del Presidente Rajoy, que lleva cuatro años bombardeándonos con la palabra Economía varias veces al día …

No hemos oído ni una sola vez la palabra Cultura en boca del Presidente Rajoy, que lleva cuatro años bombardeándonos con la palabra Economía varias veces al día … Este Gobierno ha olvidado que para defender nuestros productos, nuestras patentes, nuestras ideas, primero hay que defender nuestra Cultura. A no ser que este Gobierno haya decidido que España solo sea el jardín donde vengan a divertirse el resto de los europeos. En ese caso, sobran todos los creadores culturales.

Solo así se puede entender que las ayudas al cine en Francia sean 20 veces superiores a las ayudas al cine en España o que en estos cuatro años se hayan reducido los presupuestos para I+D en todas las disciplinas. En estas condiciones, ¿cómo pueden competir nuestras producciones en un mercado global?

Este Gobierno ha olvidado que para defender nuestros productos, nuestras patentes, nuestras ideas, primero hay que defender nuestra Cultura.

No queremos dejar a nuestros lectores con mal sabor de boca, solo queremos resumir la sinrazón de un Gobierno que se ha plegado a los intereses del IBEX 35, las 35 empresas que cotizan en la Bolsa de Madrid, de las cuales ninguna tiene relación con la Cultura.

Desconocemos cuál será el signo político que Gobierne al país durante los próximos cuatro años pero, en realidad, es algo que a la Cultura debería darle igual porque a peor sería muy difícil llegar.

En fin, tan solo pedimos que tenga en cuenta las realidades de la Cultura porque, como todo el mundo sabe (o debería saber) es un bien de todos y para todos.

Agradecemos a todos los funcionarios y demás personal del ICAA por su buena disposición a la hora de dialogar y por su excelente trabajo a pesar de los continuos recortes presupuestarios. Ellos no son en absoluto culpables de todo lo negativo que ha pasado en los últimos diez años en el sector.

Aprovechamos para felicitar las Navidades a todos nuestros lectoresy les animamos a brindar por un 2016 lleno de paz (que falta hace en estas épocas convulsas), tranquilidad, esperanza y … ¡Más Cultura, por favor!

Felicitacion-Cine&Tele