Se clausuró el viernes pasado la 41ª edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva con una cifra record de espectadores, más de 40.000, que acudieron a presenciar la proyección de las 96 películas programadas en alguna de las ocho sedes con las que este año ha contado el Festival.

Notable esfuerzo realizado por el actual equipo de dirección que ha conseguido, además, un importante número de patrocinadores. Por primera vez, el Festival ha recibido más aportaciones privadas de los patrocinadores que de sus Patronos públicos: Ministerio de Cultura, Junta de Andalucía, Diputación Provincial y Ayuntamiento de Huelva.

Huelva-inauguración

Acto inaugural del Festival

Gracias a esta multiplicación de las aportaciones privadas (las públicas han sido tan reducidas que eran totalmente insuficientes para realizar un festival de esta transcendencia), el equipo directivo ha podido también multiplicar la participación ciudadana, uno de sus principales objetivos. Así han disfrutado del Festival varias poblaciones de la provincia de Huelva, incluidos más de 16.000 niños. Por su parte, el epicentro del Festival, la Casa Colón y calles adyacentes, han sido escenarios de continuas actividades paralelas como conciertos, bailes iberoamericanos –con participación popular-, degustaciones gastronómicas y abundante promoción de los vinos con D.O. Condado de Huelva con la organización de diversas catas. Gran impacto produjo en el público onubense la ampliación de la alfombra roja, convirtiendo los 200 metros que separan el Hotel Tartessos de la Casa Colón, en un auténtico paseo de la fama en la línea del Festival de San Sebastián.

En todas estas animaciones ha tenido una especial participación la recién creada Asociación de Amigos del Festival y la PIAF (Plataforma Independiente de Amigos de los Festivales), que han realizado buena parte de las actividades antes citadas. La PIAF también se ocupó de organizar actos promocionales en toda la provincia de Huelva, en Sevilla y en el sur de Portugal durante los meses de septiembre, octubre y noviembre.

En cuanto a las obras seleccionadas para la Sección Oficial de Largometrajes, han tenido en su conjunto una calidad notable, incluyendo algunas más que notables, como Magallanes, Lo que lleva el río, La carga o El destierro, película esta última injustamente olvidada por el Jurado.

Magallanes, coproducción entre Perú, Argentina, Colombia y España (postproducida en Deluxe Spain) se adentra en las consecuencias del conflicto que vivió Perú con Sendero Luminoso. La película cuenta el vuelco en la vida de Magallanes, un taxista de Lima, cuando un día se sube al automóvil una mujer a la que conoció durante los violentos años en que fue soldado del ejército peruano y luchaba contra Sendero Luminoso. La película de Salvador del Solar ya fue galardonada con el premio de Cine en Construcción del Festival de San Sebastián, una iniciativa que apoya la producción de cine latinoamericano mediante ayudas para la finalización de películas en fase de postproducción en la que diversas españolas asumen los costes de postproducción de una película hasta llegar al DCP (Digital Cinema Package) con subtítulos en inglés para su distribución en España.

Loquellevario-peliHuelva

Fotograma de ‘Lo que lleva el río’, de Mario Crespo

Por su parte, la venezolana Lo que lleva el río de Mario Crespo es una obra en la que asistimos en directo a las luces y sombras de un encuentro intercultural en la desembocadura del Orinoco. La película cuenta con un precioso y preciso guion acompañado de una bellísima fotografía ayudada con una sabia utilización del formato ancho para narrar los problemas de una mujer para ir contra la cultura de su pueblo donde sus deberes son las tareas básicas de asistencia a su marido y a su hogar. Ella lucha para salir al mundo, conocer otras culturas, aprender y escribir. La película de Crespo ha sido seleccionada para representar a Venezuela en las próximas ediciones de los Premios Goya y de los Oscar.

También de Venezuela estuvo en la Sección Oficial El Patrón, radiografía de un crimen, de Sebastián Schindel, una durísima historia de esclavitud en nuestros días, en la que un humilde peón de campo encuentra trabajo de carnicero en la gran ciudad. Su patrón es un siniestro personaje dueño de una cadena de carnicerías que le obliga a vender carne en mal estado al tiempo que le sumerge en una verdadera esclavitud.

Sergio Cabrera dirige Todos se van (Colombia), en el que el maltrato infantil, la violencia de género y el régimen totalitario, logran un film que interesa desde el minuto uno desde la perspectiva de la niña protagonista. En la producción española El destierro, de Arturo Ruiz Serrano, tres personajes encerrados en un puesto de vigilancia en nuestra guerra civil que reflejan “las Tres Españas”, la nacionalista, la republicana y la de las brigadas internacionales, obligadas a convivir y aunarse ante los acontecimientos que les va a tocar vivir. Una buena película, sin suerte en los premios.

El-destierro

Fotograma de ‘El destierro’

Claudio Marcone presentaba En la gama de los grises (Chile), fallida historia de amor homosexual que arranca con las dudas del protagonista sobre su condición sexual y que finaliza igual con esas mismas dudas planteadas; mientras que la coproducción hispano-mexicana dirigida por Alan Jonsson, La carga, es una bonita película de aventuras en tiempos de Carlos I, con una adecuada factura formal y una bellísima fotografía. La casa más grande del mundo (Guatemala), de Ana V. Bojórquez y Lucía Carreras, es una historia aparentemente muy simple pero que adelanta el paso de la infancia a la madurez de una niña en 24 horas de un día.

En la coproducción chileno-argentina, La mujer de barro, de Sergio Castro San Martín, María cuida de su hija Teresa a pocos kilómetros de la frontera entre Chile y Argentina. Han pasado ya diez años desde la última vez que trabajó como temporera de la fruta. Esta temporada ha decidido regresar para ahorrar dinero suficiente e irse a vivir con su hermano a la capital. No sabe que se enfrentará a un pasado sin resolver. Por último, La memoria del agua, (Chile) de Matías Bize, es película “diferente” para este festival, una historia contemporánea de una pareja española que ha perdido un hijo y que goza de una interpretación maravillosa de Elena Amaya.

El papanatismo hispano

Lamentablemente el Festival arrancaba al día siguiente de producirse los atentados de Paris, y  desde la Junta de Andalucía se recomendó la suspensión de cualquier acto que estuviese previsto, incluida la Gala inaugural del Festival.  Gracias al coraje del equipo directivo la Gala al final se realizó, pero con nuevo guión, muy austero, en el que los bailes y las bromas fueros sustituidos por un minuto de silencio en homenaje a las víctimas. A pesar de ello,  los representantes de las instituciones públicas decidieron no asistir y la Gala no fue televisada por Canal Sur.

Así es como el ya clásico papanatismo hispano le hacía el juego a los terroristas: dejándose cambiar la vida, que es el objetivo final de los fanáticos de cualquier bando y color…

Actuando en el polo opuesto, la televisión francesa se esforzaba en dar cuenta de que en Paris, el día después de los atentados, la vida seguía su curso normal: los restaurantes estaban abiertos, y las terrazas donde se cometieron los crímenes volvían a funcionar.

Belen-Rueda-Mariano-Peña

Los actores Mariano Peña y Belén Rueda caminan por la alfombra roja a la gala inaugural

Y como colofón, un par de medios de comunicación onubenses, afines al Gobierno Municipal anterior, se desentendieron del Festival desde ese momento y no publicaron nada de él en toda la semana ¡Buena forma de apoyar al evento cultural más importante de la provincia, entre cuyos objetivos uno de los más importantes es la promoción del turismo local! Y de paso, ¡qué desprecio a la Cultura Iberoamericana!

Afortunadamente, todos los demás implicados  -actores, directores, productores, periodistas, etc.—mantuvimos nuestro compromiso con el Festival, que se desarrolló de la manera antes indicada.  Como broche de oro, todo el equipo artístico de Teresa, con altos directivos de TVE al frente, asistió a la Gala de clausura al término de la cual se proyectó la obra en su versión para el cine. El público, que casi llenó el aforo del auditorio, premió con un fuerte aplauso a la obra y a sus actores que aún seguían en la sala, junto con el director del Festival, al término de la proyección.
Foro de la Coproducción

La conferencia titulada “La mano tendida”, ofrecida por Luciano Castillo, director de la Cinemateca de Cuba y crítico, investigador e historiador cinematográfico, daba el pistoletazo de salida, el pasado día 18 del Foro de la Coproducción que, desde hace quince años, se realiza en el marco del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva y que este año se trasladaba al Campus de La Rábida. De esta manera, el equipo de dirección del Festival ha conseguido integrar a la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en el certamen.

Este encuentro, que finalizó dos días más tarde, es un encuentro profesional de primer orden que tiene como finalidad poner en contacto a los productores, directores y distribuidores más destacados del panorama audiovisual interesados en las cinematografías iberoamericanas propiciando acuerdos de producción de proyectos cinematográficos de habla hispana o portuguesa.

Durante ese periodo un total de 15 guiones de otras tantas películas de 11 países iberoamericanos han buscado financiación para sacar adelante su proyecto. Los guiones presentados salieron de una selección a la que se presentaron más de cien proyectos. Durante el foro a los posibles inversores se presentan los proyectos mediante la técnica de “pitching”, que consiste en explicar a los interesados durante cinco minutos las bondades de esa película.

En esta edición los proyectos audiovisuales integrantes del Foro de Coproducción fueron  El Rayo 2000Leonardo y Martín de Argentina; EstelaAquí vivió y murió Espíritu Perdomo, de Colombia; La piel del tambor, de Colombia, México y España; Pseudo, de España y Colombia; Frágiles, de España; Corazón Latino, de España e Italia; Can Your Pussy Do The Dog?, de México; Bandur, de Panamá; Paraíso, de España y Portugal; Isabella, de Uruguay y Brasil; MissEtiqueta azul, de Venezuela; y The Life of Oscar, de República Dominicana, España y Francia.

En los últimos años han participado en este Foto numerosos proyectos que luego se han materializado en películas como “Todos están muertos” de Beatriz Sanchís (España, México, Alemania), “Matar a un hombre” de Alejandro Fernández (Chile, Francia), “Anochece en la India” de Chema Rodríguez (España, Rumanía, Suecia), “Tierra en la lengua” de Rubén Mendoza (Colombia, Francia), o “La pantalla desnuda” de Florence Jaugey (Nicaragua).

CONVENIOSGAEFESTIVAL-SGAE

Antonio Gonzalo y Pedro Castillo renovaron acuerdo para la participación de Fundación SGAE en el Foro de la Coproducción

Además el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva y la Fundación de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), renovaron su acuerdo de colaboración cultural mediante la rúbrica de un convenio que estrecha los lazos con una de las citas cinematográficas más internacionales del sector en nuestro país. Como ocurriera en 2014, el respaldo de la entidad a este encuentro de profesionales del audiovisual se centra en el impulso y desarrollo del Foro de Coproducción.

Al acto de la firma entre ambas entidades asistieron Pedro Castillo Arteta, director del Festival, y Antonio Gonzalo, miembro del área audiovisual del Consejo Andaluz de la SGAE, en representación de la Fundación SGAE. Gonzalo destacó la contribución del certamen onubense en el fomento de la industria cinematográfica, que es precisamente el objetivo que persigue la Fundación SGAE con la renovación de este acuerdo. “Colaboramos con el Foro de Coproducción dentro de la política de la SGAE de fomentar la creación y la industria ausiovisual”, subrayó. Por su parte, Castillo Arteta se mostró “muy agradecido” a esta entidad por continuar con su colaboración, apoyo que ha calificado de “muy importante” sobre todo porque supone un fuerte respaldo “a la industria, a los productores, a los directores y a los actores”, indicó.

Magallanes, la triunfadora de la 41ª edición

La coproducción de Perú, Argentina, Colombia y España ha sido la gran triunfadora de la 41 edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. La cinta dirigida por Salvador del Solar y protagonizada por Damián Alcázar, Magaly Solier y Federico Luppi no sólo se ha llevado el Colón de Oro de la Sección Oficial de Largometrajes, sino también el Colón de Plata al mejor guión, de Salvador del Solar, y el Colón de Plata a la mejor actriz, Magali Solier.

Magallanes

‘Magallanes’, la gran triunfadora del Festival

El fallo del jurado se dio a conocer en la Gala de Clausura de la muestra cinematográfica onubense celebrada el pasado viernes en el Palacio de Congresos de la Casa Colón. Así se premia una película que ya está entre las preseleccionadas para los Premios Goya y que pone sobre la mesa un relato sobre el reencuentro y la redención, sobre el terrorismo y sus consecuencias y sobre los fantasmas de un pasado que siguen presentes en la actualidad.

El resto del palmarés oficial estuvo bastante repartido completándose con el Colón de Plata a la mejor dirección, para Matías Bize por La memoria del agua; el Premio Especial del Jurado, que fue para La casa más grande del mundo, de Ana V. Bojórquez y Lucía Carreras; el Colón de Plata al mejor actor, para Joaquín Furriel, por El patrón, radiografía de un crimen; Álvaro Rodríguez, por La casa más grande del mundo, fue galardonado con el Colón de Plata a la mejor fotografía. La Carabela de Plata del Premio del Público recayó en La carga, de Alan Jonsson; la Carabela de Plata al mejor largometraje de la Sección Rábida, para Violencia, de Jorge Forrero; y la Carabela de Plata al mejor cortometraje, para Anfibio, de Héctor Silva.

Huelva-clausura

Gala de clausura

La venezolana Lo que lleva el río, de Mario Crespo, tuvo la Mención Especial del Jurado por su acertada expresión de un encuentro entre culturas. La película está seleccionada para representar a Venezuela en las próximas ediciones de los Premios Goya y de los Oscar.

El último Premio Ciudad de Huelva, máxima distinción honorífica del Festival, fue para la actriz Aitana Sánchez-Gijón, que recogió el galardón de manos del director del festival, Pedro Castillo Arteta. La actriz aseguró que el premio es un “aliciente” y un “impulso” para seguir adelante con una carrera cinematográfica en la que ya lleva 30 años, por lo que “me gustaría pensar que todavía me quedan otros 30”, añadió.

Aitana-Huelva

Pedro Castillo con Aitana Sánchez-Gijón

Tras la entrega de este galardón tuvo lugar otro de los momentos más destacados de la gala, la entrega de otro Premio La Luz, el distintivo que la muestra cinematográfica onubense instituyó el año pasado para reconocer a personas, instituciones o países que han arrojado luz a la cultura, y que en este acto le fue entregado a la película Teresa, un film de Televisión Española que ofrece una nueva visión de la vida de Santa Teresa de Jesús a través de la historia de una joven que lee el ‘Libro de la vida’ en la actualidad. Protagonizada por Marian Álvarez, la película, que fue proyectada en el mismo Palacio de Congresos tras la celebración de la gala, cuenta en su reparto con la propia Aitana Sánchez-Gijón, Antonio de la Torre, David Luque, Carla Díaz y Terele Pávez.

Los encargados de recoger el galardón fueron el director general de Televisión Española, Gerardo Iracheta, y la subdirectora de Cine y TV Movie de RTVE, Maite López Pisonero, quien destacó que la película “nos ha permitido ver la luz de un personaje único, de una mujer que nos enseña a luchar por nuestros ideales y a enfrentarnos a la vida”.

Con anterioridad el Festival había entregado otros dos Premios Ciudad de Huelva: el primero a Belén Rueda, durante la gala de inauguración y días más tarde al actor venezolano José Torres.

Asimismo a lo largo del certamen onubense el Festival ha galardonado con el Premio La Luz a los actores Mariano Peña y Belén Cuesta, al cine mexicano y a la Seminci vallisoletana.