Talento, piratería, precios de las entradas, rentabilidad, comunicación, autocrítica, financiación… Analizar el cine español, desde una óptica de 360 grados, ha sido el objetivo de la mesa redonda realizada en el Teatro Echegaray en el marco del 17 Festival de Málaga. Cine Español.

Moderada por el director del festival, Juan Antonio Vigar, participaron en ella Susana de la Sierra, directora general del ICAA, Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de FECE, Belén Bernuy, productora y Luis María Ferrández, director La pantalla herida, que fue proyectado previamente a la celebración de este acto, documental que refleja una mirada directa, incisiva y crucial a la crisis actual en el modelo de financiación, producción, distribución y exhibición del cine español.

La directora del ICAA, Susana de la Sierra, subrayó la importancia de lograr “un gran pacto de Estado entre todos los implicados en el mundo del cine, alejados de colores políticos”. La máxima responsable del ICAA destacó también los beneficios de normativas, incluidas recientemente, como la de la participación de las televisiones en las producciones audiovisuales, o el gran papel del cine español en festivales internacionales. Finalmente, también subrayó la trascendencia de la educación reglada en el sector, “por la importancia del cine como herramienta de valor cultural fundamental en estos días para formar ciudadanos críticos”.

Juan Ramón Gómez Fabra, presidente de FECE, habló de las causas del estado actual del cine en base a un contexto generalizado: “Desde la llegada de la revolución tecnológica, estamos asistiendo a la desaparición de un modelo de negocio muy consolidado, sin que hasta el momento se haya podido definir otro nuevo. Actúan en contra de todos, el aumento del IVA y la crisis general,  que ha reducido el consumo en un 40 por ciento en todos los niveles, sin que el cine sea excepción”. Gómez Fabra hizo también hincapié en el gravísimo problema de la piratería, una lacra que, en su opinión “solo podrá ser erradicada aplicando la política de palo y zanahoria”, es decir, con educación desde la escuela y sanciones a los infractores. El presidente de FECE, no quiso acabar su intervención sin “dar un toque de optimismo”. “De ésta saldremos: es incomparable la experiencia de ver una película en el cine”, afirmó a los asistentes en el Teatro Echegaray.

Belén Bernuy, productora, destacó, por su parte, el valor de la comunicación en el cine. “Es importante que todos nos sentemos a hablar para ver hacia dónde vamos. Y hacerlo todos de la mano y respetándonos, dejando egos fuera”, explicó. Bernuy también destacó “el mucho talento” existente en la industria del cine español, “porque son los creadores los que llevan a los espectadores a las salas”.  

A la mesa redonda también estaba invitada una persona en representación de FAPAE, que por causas de fuerza mayor, no pudo asistir. Pero la posición de la Confederación ya quedó suficientemente explícita en las declaraciones que su presidente, Ramón Colom, realizó el pasado sábado 22 de marzo en el propio Festival, cuando afirmaba “estar bloqueado por las administraciones, de las que se esperan respuestas a sus problemas desde hace más de un año”.