La franja en VOS del canal recupera, a partir del próximo domingo, a dos de sus series insignia que vuelven con nuevos episodios de estreno, prácticamente al mismo ritmo de emisión que en Estados Unidos

FOXManía, la franja de programación en versión original subtitulada de FOX dedicada al adelanto de series para acercar lo más posible sus fechas de estreno con las de Estados Unidos, trae de vuelta en marzo Anatomía de Grey y Revenge, tras un parón que, en algunos casos se ha alargado durante varios meses.

Anatomía de Grey, que comenzará sus emisiones en FOX el próximo 2 de marzo, a partir de las 23.45 horas, regresa con la segunda parte de la que es ya su décima temporada. La ficción de Shonda Rhimes (Scandal) promete volver a la carga con nuevas tramas e importantes cambios, a juzgar por el prometedor y emocionante final de midseason que se pudo ver meses atrás. ¿Volverá todo a ser como era tras la desconcertante boda de April? ¿Cuál será el destino de Derek tras la misteriosa llamada con la que termina el episodio? ¿Meredith y Christina serán capaces de arreglar sus diferencias?

Los espectadores podrán despejar muy pronto sus dudas a través de los nuevos episodios de la serie, que debe buena parte de su éxito a la humanidad y frescura de sus personajes. De igual forma, a partir del 25 de marzo, a las 23.15 horas, los nuevos episodios de Anatomía de Grey volverán a emitirse en FOX en versión dual (doblada con posibilidad de elegir la opción VO).

El segundo gran regreso a la franja de FOXManía es el de Emily Thorne, la protagonista de Revenge, la serie de misterio e intriga ambientada en Los Hamptons en la que nunca nada es lo que parece. A partir del día 16 de marzo, FOX comenzará a emitir los capítulos de la segunda parte de su tercera temporada todos los domingos a las 00.35 horas.

Los espectadores tendrán una cita obligatoria con los protagonistas de esta intriga, que protagoniza el enfrentamiento entre la familia Grayson, liderada por la matriarca, Victoria Grayson (Madeleine Stowe – El último mohicano), y la joven Thorne, decidida más que nunca a cumplir su venganza por la conspiración contra su padre. Todo ello, aderezado con unos habituales y sorprendentes giros de guión, que seguirán siendo el plato principal, especialmente para Emily, que se dispone a realizar la cuenta atrás de la que podría ser su revancha definitiva.