La decimoctava edición del Festival Internacional de Cine de Ourense presentó 42 títulos en 79 sesiones diferentes. De los participantes que asistieron a las diversas actividades del evento, 8.803 acudieron a las salas de cine. 

Por espacios, el Auditorio también presenta cifras envidiables, con  7.803 entradas; por el Centro Cultural Marcos Valcárcel pasaron 300 personas y más del doble se dieron cita en el Teatro Principal, que aglutinó a 700 ciudadanos, un número considerable teniendo en cuenta que pocas películas programadas.

La película más vista fue la belga Offline, de Peter Monsaert, que congregó a 190 espectadores, unos 53 de media en cada uno de sus tres pases. Este número llegó hasta 283 pues, al haberse erigido como ganadora de dos categorías,  tuvo dos pases más que hicieron incrementar el número de asistentes. Fuera de competición, Viaje al fin de la noche, Raúl García,  fue el film que reunió a más número de personas, exactamente, 701.

Las galas de apertura y cierre también contaron con un número importante de público, con 795 y 661 espectadores respectivamente.

También hay que tener en cuenta a los más de cincuenta profesionales que han pasado por 18OUFF para participar activamente en el concurso. Muchos de ellos desfilaron por los almuerzos entre directores de El tragaluz, un interesante formato que se debería repetir en sucesivas ediciones, ya que se trata de una forma original de unir personas de diferentes orígenes, trayectorias e, incluso, disciplinas.