Ayer, 27 de junio, se celebró en Malta la septuagésima Asamblea General de la Unión Europea de Radiodifusión (EBU por sus siglas en inglés), que expresaron su profunda preocupación por la “pantalla en negro” y el silencio impuesto a los radiodifusores del servicio público griego.

Así, los miembros de la EBU adoptaron por unanimidad realizar la siguiente declaración:

Tras el cierre de la antena ERT por el Gobierno griego el 11 de junio, el Consejo de Estado, el más alto tribunal administrativo del país, ha ordenado la reapertura tan pronto como sea posible, del servicio público de radiodifusión.

Los miembros de la EBU celebran la sentencia del Consejo de Estado, que reafirma el papel fundamental de los medios de comunicación de servicio público en las sociedades democráticas. El Gobierno griego no ha restablecido aún los servicios de la ERT, cuyas cadenas están mudas y su pantalla en negro.

El gobierno griego ha anunciado su intención de crear un nuevo organismo que reemplace a la ERT, cumpliendo con la normativa europea. Va siendo hora de que esta medida se inicie.

La Unión Europea de Radiodifusión hace un llamamiento unánime para la adopción de medidas urgentes encaminadas a poner en marcha los servicios provisionales y restaurar los programas de servicio público, basándose en estructuras y personal existentes.

EBU pone a disposición del gobierno del nuevo ministro griego adjunto a la radiodifusión pública, Pentelis Kapsis, su experiencia con el fin de encontrar soluciones a corto y largo plazo, que conduzcan a la creación de una radiotelevisión pública,  independiente y sostenible, que contribuya al  pluralismo, la diversidad y la inclusión social de la sociedad griega y refleje los valores de los entes públicos aprobados por EBU”.