El Consejo de Ministros acordó el pasado viernes 22 de marzo ejecutar una sentencia del Tribunal Supremo que anula la adjudicación de nueve canales a las cadenas de televisión que tenía licencia en octubre de 2010, hasta completar un múltiplex, cuatro canales, cada una. La reacción de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas, Uteca, no se ha hecho esperar y en un comunicado señala que impugnará esta decisión y denuncia “situación de inseguridad jurídica sin precedentes” en que dejaría al sector audiovisual en general.

Con la anulación de este reparto, Atresmedia, Antena 3, perderá tres canales, al sumar al suyo los dos adjudicados a La Sexta, ahora de su propiedad. Mediaset España, Veo TV y Net TV perderán dos canales cada uno.

El Tribunal considera que ese acuerdo de 2010 debía haberse ajustado a la Ley General de Comunicación Audiovisual, que había entrado en vigor un mes y medio antes, en la que se exigía de manera “inconstestable” que las licencias fueran concedidas mediante concurso. Para no abrir ese concurso, el Consejo se apoyaba en dos reales decretos. Sin embargo, según la sentencia del Supremo, estos decretos ya habían quedado derogados por la ley.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, enmarcó esta modificación legal, que altera profundamente el panorama audiovisual español, en “un proceso que tenemos abierto en España y que tenemos que completar en los próximos meses y que se llama dividento digital”. Con este proceso, se moverán de frecuencia algunos canales de televisión para dejar espacio libre a la transmisión de telecomunicaciones móviles, un derecho por el que los operadoras ya han pagado al Estado más de 1.300 millones de euros. El Gobierno se ha comprometido a adelantar este proceso, previsto inicialmente para 2015, a 2014.

 

Ante esta situación, la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas ha adelantado que impugnará la decisión del Consejo de Ministros de ejecutar la sentencia del Tribunal Supremo que anula el actual reparto de canales de la TDT y ha denunciado la “situación de inseguridad jurídica sin precedentes”
en que dejaría al sector audiovisual en general. En un comunicado, Uteca  ha trasladado su “absoluta disconformidad y malestar” con la decisión de ejecutar la sentencia del Supremo.

El comunicado alerta de las “indeseables consecuencias” de su ejecución,
ya que “coloca a los operadores de televisión y, por extensión, a todo
el sector audiovisual, en una situación de inseguridad jurídica sin
precedentes, que afecta de lleno a nuestra credibilidad como país”.
Enfatiza sobre los efectos que tendrá para un sector en crisis que “ha
perdido el 50 por ciento de su mercado en los últimos cinco años”.

Así, “se pone en riesgo la continuidad de cierto número de canales que están actualmente a disposición del ciudadano de forma gratuita” y subraya el esfuerzo inversor que tuvieron que hacer los operadores de televisión afectados y que, en su momento, “asumieron las grandes inversiones que fueron necesarias para el buen fin del acelerado proceso de transición a la televisión digital terrestre”.

Uteca continúa manifestaqndo que la medida pone en serio peligro el desarrollo de servicios de alto valor añadido para aquellos ciudadanos que cuentan con menores opciones de oferta televisiva, “y lo hace tan solo tres años después de que éstos hayan asumido el coste de adaptación de sus hogares a la recepción de la TDT”.

La Unión de Televisiones Comerciales Asociadas también hace mención a la forma que la deición ha sido comunicada mostrando su firme rechazo y malestar. En todo caso, ha anunciado que sus asociados estudiarán en profundidad este acuerdo para “la adopción de todas las iniciativas que correspondan en función de las actuaciones que vaya adoptando el Gobierno en su desarrollo”.