Se trata de un cortometraje dirigido por Javier Giner y protagonizado por Lucía Caraballo (Hospital Central), Izan Corchero (Intruders), Mariola Fuentes (El cielo abierto, Los abrazos rotos) y Pepa Charro (Los amantes pasajeros, The Hole), que comienza a rodarse en localizaciones de Madrid.

Tras estrenar sus dos cortometrajes “Save me” y “Night Flowers”, ambos galardonados con el Premio Corto del mes en la plataforma Filmin, Javier Giner, a través de su productora ACTUS Producciones S.L. rodará durante tres días este nuevo proyecto.

Según palabras de su director: “Ya hemos elegido los zapatos de Lucía (Lucía Caraballo), le hemos confeccionado un vestido y conseguido unas gafas de sol que molan mucho. Samuel (Izan Corchero), ahora mismo, es una mezcla entre Víctor Erice, David Lynch y Wes Anderson, en miniatura, más guapo y con melena. He ensayado con ambos a lo largo de muchas tardes en el sofá de mi casa con mucho Aquarius (ambos son fans devotos de esta bebida). Después de todo este curro, siento que estoy en buenas manos y ya no me imagino a los personajes sin el físico y el talento de Izan y Lucía. Son infalibles como actores, aunque tengan 11 y 12 años, respectivamente. También hemos negociado los permisos de una localización endiablada e imposible, en pleno centro de Madrid, exteriores. Y liado a una multitud de amigos a que se vengan con sus niños a hacer cameos. Incluso hemos convencido a dos ACTRIZONES (en mayúsculas) a las que adoro y admiro de que formen parte de esta aventura: Mariola Fuentes y Pepa Charro. Atrás dejamos muchas horas de casting y reuniones llenas de referencias visuales, planes de trabajo, pruebas de maquillaje y vestuario y desgloses por departamento. Todo el mundo está en la línea de salida, ilusionado y expectante. Algunos días capitanear a un equipo de pros como el que me rodea, me produce vértigo y seguridad, una mezcla curiosa que disfruto al máximo. Espero poder darles todo lo que me han dado ellos a mí durante los meses (sí, meses) que ha llevado la preparación de “El amor me queda grande”.

Sinopsis:

Samuel tiene diez años y está locamente enamorado de Lucía. Lucía tiene doce años y un plan maestro para deshacerse del único obstáculo que queda en su vida, tras la misteriosa muerte de su padre en un accidente, para conseguir lo que desea. Lucía no dudará en utilizar todas sus armas de seducción, emulando a las femme fatales de las películas de detectives que tanto le gustan, para convencer a Samuel, en nombre de su amor, de que la ayude. Ambos se reúnen en el banco de un parque infantil para ejecutar un baile de manipulación, que cobrará un nuevo significado cómico e inquietante, con los adultos que les cuidan como testigos inocentes. Como en las clásicas historias de cine negro, la fatalidad, la manipulación, los celos, la pasión y las justas dosis de surrealismo cómico, de una negrura inquietante, se convierten en protagonistas de una historia infantil acerca del poder de la imaginación y del precio que, algunas veces, se paga por el simple hecho de amar.