El domingo 11 de marzo de 2012, un año después de la catástrofe, National Geographic Channel conmemora esta tragedia con una programación especial que incluye el estreno de un episodio de la serie “Segundos catastróficos” titulado, precisamente, “Fukushima” y la emisión del documental  “Testigos: la tragedia de Japón”. La cita, a partir de las 21.30 horas.

El 11 de marzo de 2011 a las 02.46 de la tarde, un terremoto de magnitud 9,0 en la escala de Richter sacudió Japón. El epicentro se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, y el temblor duró unos cinco minutos, suficiente para convertirse en el terremoto más potente sufrido en Japón y el cuarto más potente de la historia.

A lo largo de la velada, National Geographic Channel recordará qué pasó minutos después del terremoto y también la posterior alerta de tsunami, una catástrofe que desembocó en una alerta nuclear tras conocerse que el tsunami podrían haber dañado los núcleos de varias centrales nucleares de la zona afectada, entre ellas la de Fukusima, una de las más grandes del país. A las enormes pérdidas materiales y de vidas humanas, en pocas horas se sumó una situación de pánico nuclear durante la que se tuvieron que tomar decisiones críticas.

El documental “Fukusima” de la serie “Segundos catastróficos” (domingo 11 de marzo, 21.30 horas), recuerda la cronología de los hechos. Mientras Japón se tambalea tras el terremoto más potente de su historia, un tsunami de 14 metros barre la central nuclear de Fukushima Daichi y deja inutilizado el suministro eléctrico y los sistemas de refrigeración, básicos para su funcionamiento. Al quedarse sin electricidad la central corre el peligro de que se produzca una fusión del núcleo del reactor, algo que los ingenieros intentan evitar. Los reactores empiezan a recalentarse y terminan produciéndose dos explosiones que destrozan la central y dispersan la radiación. Japón se enfrenta a la peor emergencia nuclear desde Chernobyl.
El documental sigue la investigación de un experto internacional en energía nuclear para averiguar qué pasó y si se pudo hacer algo por evitarlo. Además “Fukusima” rememora cómo se gestionó esta crisis desde el gobierno central, sabiendo que eran cinco las plantas nucleares en la zona del desastre.

A continuación, a las 22.30 horas, National Geographic Channel completará su especial aniversario de Fukusima con el documental “Testigos: la tragedia de Japón”, documental realizado a través de los vídeos domésticos, filmados con cámaras de vídeo y teléfonos móviles, por los propios afectados por la tragedia
En los primeros vídeos, residentes de las afueras de Tokio piden calma. Pero, a medida que el temblor se hace mayor, se desata el pánico. Caen los techos de centros comerciales, el pavimento se abre, las tuberías estallan arrojando agua a la superficie, los rascacielos y otras construcciones comienzan a vibrar de forma muy sensible y la población sale despavorida de sus casas en busca de alguna protección.

Mientras, en la zona costera de Japón, las sirenas lanzan la alerta de tsunami. Casi sin tiempo para reaccionar, cuando apenas han pasado 30 minutos del temblor principal, una ola de gigantescas proporciones engulle las poblaciones costeras. Desde zonas de montaña y desde lugares protegidos, los supervivientes usan sus teléfonos y cámaras de vídeo para documentar el horror que están viviendo, al tiempo que los helicópteros siguen la trayectoria destructiva de la ola que devora todo lo que encuentra a su paso.

Gracias a estos improvisados y valientes cameramen y a las nuevas tecnologías “Testigos: la tragedia de Japón” ofrece el testimonio audiovisual de las consecuencias del tsunami en la región. Desde el aeropuerto de Sendai al pequeño pueblo de Otsuchi, pasando por la ciudad de Asahi, todo es destrucción: las imágenes muestran casas dobladas como naipes y coches devastados. La desolación es tal que sobran las palabras. Sólo queda lugar para las inmediatas reacciones de pánico, terror e incredulidad, las huellas emocionales recogidas tras la tragedia, que se unen a los primeros intentos de búsqueda de supervivientes.