Podemos calificar la semana pasada como `la gran semana del cine español´  en la que se han celebrado las galas más importantes que premian a todas las personas que forman la familia del cine. La semana empezó con los premios que entrega cada año el Círculo de Escritores Cinematográficos (CEC), que supuso un avance de lo que pasaría el domingo en la ceremonia de los Goya.

El pasado lunes 13 de febrero, el Círculo de Escritores Cinematográficos, como lleva haciéndolo desde su fundación en 1945, galardonó con sus medallas anuales a las mejores películas españolas de 2011. ‘No habrá paz para los malvados’ consiguió alzarse con cinco de las ocho medallas a las que aspiraba, entre ellas, la de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor Protagonista. Todo hacía presagiar que la cinta de Urbizu sería la triunfadora en la noche del domingo, y que su protagonista, José Coronado, podría llevarse su primer Goya.

En esta ocasión, ‘La piel que habito’, de Pedro Almodóvar, se fue con las manos vacías, aunque no pasaría lo mismo en la ceremonia de los Goya. Por otra parte, ‘Eva’, de Kike Maíllo, se llevó dos de las medallas que también conseguiría en la noche del domingo, la de Mejor Director Revelación y Mejor Actor Secundario (Lluís Homar).

Y llegó el domingo, la decisión final, la noche más esperada del cine español en la que la Academia de Cine otorga los premios más importantes del año. La 26ª edición de los Premios Goya, como todas las quinielas apuntaban, alzó como triunfadora a ‘No habrá paz para los malvados’, que consiguió seis de los catorce galardones a los que aspiraba, entre ellos los de Mejor Interpretación Masculina (José Coronado), Mejor Dirección (Enrique Urbizu) y Mejor Película. La siguieron en número de premios ‘La piel que habito’, de Almodóvar, y ‘Blackthorn.Sin Destino’, de Mateo Gil, con cuatro cada una.

Otros de los galardones que se esperaban fueron los de Mejor Actriz, que fue para Elena Anaya por su papel en la cinta de Almodóvar y el de Mejor Actriz Revelación para María León por su papel de Pepita en ‘La voz dormida’, de Benito Zambrano. ‘Eva’, de Kiko Maíllo, se alzó con tres premios, el de Mejor Dirección Novel, Mejores Efectos Especiales y Mejor Interpretación Masculina de Reparto (Lluís Homar).

La gala de los Goya supuso el cierre de un año en el que el cine español consigue mejores resultados de taquilla que en el 2010, aunque estos siguen siendo bajos.