El INCCA argentino (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) ha firmado ya la resolución por la que se definen las tasas que deberán pagar los filmes no argentinos que se exhiban en el país. Los costes de exhibición variarán en función de dónde se proyecte el filme.

'Nueve reinas'
‘Nueve reinas’
Así, en la capital Buenos Aires, las películas extranjeras tendrán que pagar un arancel que supondrá el equivalente a 300 entradas de cine por todas las pantallas en las que se proyecte cuando no se llegue a las 40 pantallas. Cuando se sobrepase el límite de 161, el valor llegará hasta el de 12.000 entradas. Sin embargo, en el resto del país los importes se reducirán a la mitad. Los impuestos se aplicarán también a la emisión de trailers en las salas comerciales.

El objetivo declarado de la iniciativa es incentivar la presencia de cine argentino en las salas comerciales del país. Liliana Mazure, presidenta del ICAA, y diversas autoridades argentinas parecen haber apuntado principalmente al cine estadounidense, pero la fórmula golpea también a las películas europeas.

El precio de la entrada se calculará regularmente como un promedio de los precios en Buenos Aires y oscila entre los 16 y los 38 pesos (de 2,64 a 6,27 euros).