Tradicionalmente, el anuncio más valorado por las agencias de medios es el que se emite justamente después de las doce campanadas de Nochevieja en La 1 de TVE. Sin embargo, este año ya no podrá ser así. A partir del 1 de enero de 2010 los canales de TVE no emitirán publicidad y RTVE se ve obligada a readaptar su programación con hasta cinco horas más de contenidos cada día.

Manuel Bandera y Anne Igartiburu presentarán las Campanadas Mañana, 31 de enero, el último anuncio del año 2009 y de la historia de La 1 será, un año más, de Mastercard, protagonizado por unos personajes que aparecerán en pantalla en el momento de comer las tradicionales uvas. No será un espacio publicitario al uso, pero previamente se habrá emitido una autopromo de la cadena y un bloque de espacios publicitarios al viejo estilo.
Manuel Bandera y Anne Igartiburu presentarán las Campanadas  

A partir del día 1, TVE comenzará a regirse por la nueva Ley de Financiación y buscará rellenar los huecos de su programación con más tiempo dedicado a sus servicios informativos y más cine (La 2 planea emitir una película española en prime time de lunes a viernes), que lógicamente se emitirá sin cortes publicitarios. Otra de las alternativas que va a poner en marcha la radiotelevisión pública será la redifusión de algunos de los contenidos que se emitan a través de sus canales de TDT, como algunos de los que se emiten ya a través del canal informativo 24 horas.

Al margen de estos cambios, algunas de las novedades que se presentan en esta nueva etapa de Televisión Española tienen formato documental. Será el caso de ‘Un país para comérselo’, donde los actores Imanol Arias y Juan Echanove hacen un recorrido gastronómico por toda España; y también el caso de ‘Volver’, donde rostros conocidos de la cultura vuelven al pueblo donde pasaron su juventud.

Juan Echanove conducirá 'Un país para comérselo'
  Juan Echanove conducirá ‘Un país para comérselo’

Algunos de los programas de la cadena tendrán cortes publicitarios, aunque no se publicitará marcas comerciales, únicamente autopromociones y publicidad institucional. ‘A partir del 1 de enero, los programas que no han nacido para tener cortes publicitarios no se cortarán’, explica Lola Molina, directora de programación de TVE. ‘Los informativos, las series, el cine, la animación infantil y los documentales que no permitan cortes se emitirán íntegros, sin ningún corte publicitario’.Los programas que se emitan sin publicidad llevarán una señalización, la marca y el logotipo ‘sin publi’, al inicio de su emisión, para que el telespectador pueda reconocerlos mejor.

En virtud de un renovado espíritu de servicio público la cadena también ha descartado de su parrilla algunos de los programas que en los últimos años más habían aportado a su share. Quizá el caso más emblemático es el de ‘Mira quién baila’, formato que ya ha sido vendido a Telecinco.