EGEDA, la Entidad de Gestión de Derechos de Productores Audiovisuales, ha presentado la octava edición de ‘Panorama Audiovisual’ referente a los años 2007 y 2008. El estudio viene recopilando desde 2001 datos del cine y la televisión de España y de algunos de los países más importantes de Europa. Además, esta edición incluye artículos sobre la reforma de la directiva europea Televisión Sin Fronteras, sobre el Vídeo Bajo Demanda y sobre el cine en español, y un dossier sobre la encuesta de percepción del cine español.

Panorama Audiovisual 2008/2009 de Egeda

El consumo de televisión en España crece cada año, aunque se trate de un aumento de pocos minutos, de manera que en 2008 se alcanzaron los 227 minutos al día por persona. Las retransmisiones deportivas siguen siendo las reinas de la audiencia, a pesar de que EGEDA destaca el gran tirón de las series de ficción, ya sean nacionales o extranjeras. Así, el número de emisiones de series de TV en 2006 se elevó a 26.986; en 2007, a 36.094, y en 2008, a 39.496. A pesar del éxito de audiencia de series españolas como ‘Aída’ o ‘Yo soy Bea’, las emisiones españolas suponen sólo un 16,2% con respecto al 52% que representan las estadounidenses en el trienio 2006-2008. Las europeas no españolas registran un 7,8%, mientras que el 24,3% restante tiene procedencia variada. El prime time, y en los últimos meses el access prime time, son las franjas horarias favoritas para emitir la ficción nacional. Fernando González, adjunto a la dirección de EGEDA, ha señalado que el boom de la ficción nacional es un hecho mundial, y que en cualquier país del mundo la tendencia es la misma que en España: las series hechas en el propio país son las que más audiencia concentran ante el televisor.

Las series se están convirtiendo en imagen de marca de las cadenas de TV, así durante la presentación del libro han querido señalar el caso de Cuatro, que desde prácticamente el principio de sus emisiones ha basado su imagen en series estadounidenses como ‘House’ y más adelante ‘Perdidos’ o ‘FlashForward’; algo parecido sucede con La Sexta. Las promos, los eslóganes e incluso los nuevos formatos publicitarios giran en torno a las series de ficción.

Respecto al fenómeno de las TV movies, han querido señalar que tienen especial aceptación las que se refieren a hechos de actualidad, y que se emiten principalmente en La 1 y en Antena 3, mientras que Telecinco sigue apostando por series ya consolidadas. También han destacado el hecho de que las televisiones se han convertido en productoras de cine, y que optan por pocos proyectos de presupuesto medio-alto en lugar de por varios largometrajes de presupuesto bajo. Preocupante es para EGEDA la pérdida de presencia del cine español en las parrillas de televisión de nuestro país.

Interesante será ver cómo se reparten las producciones y cómo sobreviven cuando el apagón analógico pondrá en el aire alrededor de 1.300 televisiones, de las que unas 20 nacionales y autonómicas no querrán perder un género tan valioso como la ficción. Además, a partir de enero de 2010 TVE no podrá emitir publicidad y se espera con impaciencia qué sucederá con la audiencia y con la tarta publicitaria.

Respecto al documental, los representantes de EGEDA han hablado de un crecimiento brutal de la producción en nuestro país, pero a la vez han denunciado la franja horaria que se le destina, y además concentrada en La 2, el canal nacional menos visto desde hace meses: la noche y la madrugada.

Si hablamos de animación hay que nombrar de nuevo a La 2, el canal nacional que más animación emite en el trienio 2006-2008. En 2008, las emisiones de animación cayeron de forma generalizada en todas las televisiones españolas, en concreto descendieron un 5% con respecto a 2007: de 43.868 emisiones se pasó a 41.718. En el pasado año, de los 676 títulos difundidos, 94 se realizaron en régimen de coproducción entre dos o más países, es decir, un 14%. Las coproducciones más abundantes fueron las de Alemania con Japón, las de Canadá con Francia o Estados Unidos, y las de Japón con Estados Unidos. Respecto a las coproducciones españolas, alcanzaron un 16% en 2007 y un 18% en 2008, y las más frecuentes fueron con Francia y Alemania.