Según el estudio ‘Panorama Audiovisual’ publicado por EGEDA las películas que obtuvieron una mayor repercusión internacional entre 2004 y 2008 fueron ‘El orfanato’, de J.A Bayona, y ‘Volver’, de Pedro Almodóvar, ambas con 19 estrenos internacionales, seguidas de ‘La mala educación’, también del director manchego, y ‘El laberinto del fauno’ de Guillermo del Toro, con 17 y 16 estrenos internacionales respectivamente.

Esta nueva edición de la publicación de EGEDA contiene datos de los años 2007 y 2008 e incluye nuevos capítulos referidos a Vídeo Bajo Demanda, la directiva europea sobre Televisión sin Fronteras y el cine español en el mundo. Entre las conclusiones más destacadas cabe señalar que en 2008 las 30 películas españolas más taquilleras recaudaron el 86,44 por ciento del total del cine español. La estación otoñal fue la preferida para estrenar películas con un 40,3 por ciento de los títulos españoles estrenados, con especial incidencia en el mes de noviembre, el preferido por los distribuidores españoles.

Por otro lado, el dossier especial de esta edición está dedicado a la ‘percepción del cine español’. Entre sus conclusiones cabe señalar que uno de cada tres españoles mayores de 16 años acude al cine al menos una vez al mes, mientras que más de la mitad declara no ir nunca o casi nunca. Tres de cada cuatro entrevistados vieron películas en televisión al menos una vez por semana. El perfil del televidente (personas de elevada edad y estudios elementales) es el contrario al cinéfilo.

Panorama Audiovisual 2008/2009 de Egeda

Respeto al cine español, el perfil de sus ‘amantes’ es el de mujeres de entre 46 y 60 años con estudios elementales y residentes en pequeñas poblaciones, mientras que los más críticos con el cine español son los menores de 30 años universitarios y residentes en poblaciones grandes. Curiosamente, la frecuencia en la asistencia a las salas de cine crece en las grandes ciudades por encima de 500.000 habitantes y Madrid es la Comunidad en la que sus habitantes frecuentan con mayor asiduidad los complejos cinematográficos.

Uno de los datos negativos tiene que ver con la paulatina desaparición del cine español de las parrillas de programación. En España, durante 2008 sólo el 9,2 por ciento del cine emitido en las televisiones era de producción española, frente al 69, por ciento de nacionalidad estadounidense. En 2006 el 12,7 por ciento de los largometrajes emitidos era de nacionalidad española y en 2007 el porcentaje descendió hasta el 11,7 por ciento. La 2 fue la cadena nacional que emitió más películas en 2007, con 662 largometrajes mientras que en 2008 ese testigo lo cogió La Primera de TVE con un total de 517 largos, aunque solo el 13 por ciento eran títulos españoles. El año pasado la película de más audiencia en televisión fue el piloto de la serie de televisión estadounidense El coche fantástico con una audiencia del 10,6 por ciento, mientras que en el caso español el filme de 1968, ‘Un abuelo made in Spain’ fue el más visto de 2008, en decimosexta posición y con una audiencia del 7,6 por ciento.

El DVD sigue siendo uno de los soportes preferidos por la audiencia para ver cine en casa, ya que el 78 por ciento de los entrevistados lo utiliza y un 61 por ciento al menos una vez al mes, sin embargo sólo la mitad de los entrevistados revela que compra o alquila películas en este formato, lo que indica que los contenidos son obtenidos mediante descargas ilegales y posteriormente copiados a dicho soporte. De hecho el dossier apunta que el 25 por ciento de los entrevistados ve cine en Internet y un 20 por ciento lo descarga, sin embargo sólo el 3 por ciento reconoce haber comprado las películas descargadas.

Fernando González, adjunto a la dirección de EGEDA, comentó que ‘los productores están poniendo a disposición de los consumidores plataformas de descargas legales para que ya estén activas en el momento en que las autoridades decidan tomar medidas serias contra la piratería audiovisual’. También el profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y uno de los responsables de libro, Ramiro Gómez, aclaró que contenidos gratuitos no quiere decir que sean ilegales ‘los productores no buscan la gratuidad, aunque pueden optar por ella’, afirmó. El adjunto a la dirección de EGEDA matizó que ‘la ilegalidad tampoco es gratis ya que las operadoras de Internet que ofrecen la banda ancha a los usuarios cobran por sus servicios y se están enriqueciendo con ello’, concluyó.