Entrevista a Julio Calistro, responsable de contenidos de Central de Telecontenidos

Julio Calistro es un experto conocedor del sector audiovisual. Ha sido responsable del área de programas de cine de Canal + durante cinco años, ha dirigido los canales Cinemanía, y durante siete años ha sido Director de Contenidos y de Antena de Localia, empresa líder en el sector de la televisión local. Ahora está al frente de los Contenidos de CTC (Central de Telecontenidos), empresa de José María Besteiro, pionera en la distribución de contenidos vía satélite para televisiones locales. Con él hablamos del futuro del sector.

¿Cómo afronta CTC el apagón analógico?

Con confianza en las nuevas oportunidades de negocio que se crearán con la incorporación de nuevas emisoras tanto a nivel nacional, como de televisiones autonómicas, regionales y locales. Respecto a éstas últimas, quizás sean las que estén sufriendo con más fuerza la crisis económica, pero justamente creo que por ello se impone una racionalización de los costes de producción propia y la búsqueda de contenidos de producción ajena de calidad, que sin hacer perder la identidad de emisora de proximidad, la complemente. Y nosotros queremos aportar nuestra experiencia y capacidad para ayudarles a hacer una televisión mejor y rentable. 

¿Cómo afectará al sector el nuevo modelo audiovisual? ¿Hay mercado para todos los adjudicatarios de licencias de TDT de ámbito local y autonómico?

Creemos que sí. Por primera vez las emisoras locales no tendrán las limitaciones de antenización y sintonización que sufrieron durante la época analógica, penalización que se agudizaba en las ciudades de mayor población y superficie. Esto era un fuerte hándicap a nivel de audiencia y de inversión. Aquí estarán todas en el mismo mando de los aparatos de televisión. 

¿Qué diferencia a CTC de sus competidores? 

Varios aspectos que son muy importantes a la hora de escogernos. En primer lugar, CTC es la pionera en brindar este modelo de servicio. Tenemos además vocación de permanencia en el sector, algo que creemos nos diferencia de otras empresas que han surgido con sentido de oportunismo y que ya están teniendo problemas para garantizar sus compromisos. Y la tercer razón es de precio y calidad. Tenemos el mejor producto, a un precio muy competitivo y flexible de acuerdo a las posibilidades de nuestros clientes. Nos avala nuestra convicción y experiencia de que la televisión local debe ser una televisión muy digna. 

Pero el escenario de las televisiones locales parece ahora mismo caótico. Licencias que se devuelven, otras que no se ocuparán, despidos de plantillas…

Es un sector que está sufriendo de manera colateral la crisis del ladrillo y de la publicidad, ya que empresas vinculadas a la construcción o a la prensa escrita habían apostado por la televisión local, y ahora tienen que hacer frente a una crisis y en ese contexto la tv local no es lo primordial para su supervivencia. Asimismo, el vacío dejado en su día por Vocento y luego por Localia, el fracaso de otros proyectos que nunca llegaron a alcanzar mucho vuelo, da una sensación general de desasistencia, de orfandad, que, nosotros estamos procurando satisfacer con seriedad, constancia y paciencia. Hoy nuestro objetivo es ayudarles a sobrevivir. Creemos que de esta crisis muchas saldrán fortalecidas y serán rentables. Ya habrá tiempo en el futuro para que nosotros podamos compartir esos beneficios. 

¿Cuál es el fuerte de la programación?

La estamos mejorando día a día. Creo que el cine y los documentales son dos bazas importantísimas, que, por ejemplo, durante mis siete años al frente de los Contenidos de Localia siempre he privilegiado, y los espectadores de aquella red de emisoras sabían apreciar, como lo demostraban las audiencias de Sofres. También las telenovelas de calidad, algunas de narrativa clásica y otras con un punto de mayor originalidad para el género; las series de producción nacional de éxito incontestable,  como Ana y los siete, ó Al filo de lo imposible; programas de humor, de cocina, de viajes, animación infantil diaria y largometrajes de animación. Ahora mismo estamos trabajando en varias novedades que tenemos reservadas para la nueva parrilla del año 2010.

¿Las distribuidoras confían en el sector de las locales o lo siguen viendo como una negocio marginal?

Una de las razones del liderazgo de Localia era que contábamos al año con 197 proveedores nacionales e internacionales que nos vendían sus contenidos. Desde los grandes estudios de cine de Hollywood, hasta las mejores productoras europeas de ficción, todas las productoras de telenovelas de América Latina, las televisiones públicas y privadas de mayor prestigio, las productoras especializadas en documentales de más renombre, en fin, gracias a todas ellas demostramos que también en la televisión local se podía trabajar de una manera seria, con un sumo respeto por los máster, por el número de pases contratados, el pago de los contratos, etc., lo que nos ha dado prestigio y seriedad a la hora de negociar. La gran mayoría de ellos están dispuestos a colaborar con CTC para que sus contenidos lleguen a la TV local.

¿Para grupos como el suyo, la batalla está en los contenidos o la tecnología? 

El contenido es y seguirá siendo el rey. Por supuesto que no descuidamos la tecnología. La señal satélite a nuestros clientes les llega por Hispasat, tenemos buenos proveedores de descodificadores, y nuestros técnicos siempre están estudiando y probando cómo simplificar el envío y recepción de la señal de una manera segura y fiable. Pero insisto, hoy por hoy el desafío para las emisoras locales es asegurarse la fidelidad de la audiencia con contenidos de proximidad y complementados con producción ajena de calidad.

Central de Telecontenidos
www.distrivision.tv
www.canalfinde.tv
www.municipal.tv
www.localvision.es