David Sequera. Redacción Madrid. José María Otero, de Euro Arab Digital; Juan Antonio Toharia, del Instituto Ortega y Gasset, y el actor y productor Juan Luis Galiardo presentaron las conclusiones de las Jornadas ‘La industria del cine: propuestas para el futuro’, celebradas en Madrid durante los días 24, 25 y 26 de junio.

Además de solicitar tanto a PSOE como al Partido Popular que excluyan del debate político al cine y que sean capaces de llegar a un gran pacto de Estado sobre el sector, entre las conclusiones extraídas de las diversas conferencias cabe destacar la unanimidad de la industria española sobre la necesidad de desarrollar una política fiscal de desgravaciones a la inversión en producciones cinematográficas y audiovisuales. En este sentido, parece imprescindible desarrollar desde Hacienda medidas sobre Agrupaciones Económicas de Interés.

Fundación José Ortega y Gasset Otra de las conclusiones apuntadas es la idea de que el cine español debe incrementar el presupuesto de sus películas con el fin de que sean más competitivas mientras que aquellas producciones que hoy cuentan con presupuestos medios irremediablemente están abocadas a convertirse en contenidos televisivos o destinados a otras ventanas.

Respecto a las nuevas tecnologías digitales que están afectando a todos los ámbitos de la industria, Otero destacó el papel de las salas digitalizadas y los sistemas de proyección estereoscópica como reactivadores del consumo, la TDT que inicia un nuevo modelo de negocio y los sistemas de distribución digital (Video On Demand), que han crecido en los últimos años un cien por cien en Europa, que están llamados a mejorar las posibilidades de comercialización de las obras audiovisuales.

El ex director general del ICAA y director de las jornadas, comentó también la buena salud de la ficción televisiva española aunque paradójicamente es la producción ajena la que copa las emisiones con un porcentaje por encima del 70 por ciento. En este sentido Otero señaló que este hecho demuestra que existen grandes posibilidades de crecimiento para la ficción producida en España. También el director de las jornadas solicitó a los operadores de televisión una mayor presencia del cine español en su programación, ya que se ha demostrado sobradamente que el cine español funciona cuando es programado correctamente y con la promoción adecuada.

Por último, las jornadas sirvieron también para exigir la necesidad de instrumentar medidas legislativas que minimicen los efectos de la piratería, así como la generación de acciones para la educación cinematográfica en los colegios y la mejora de la distribución y el marketing de las películas españolas.