También estudia aplicar un descenso en los costes de envío de los mensaje de texto transfronterizos para los países comunitarios.

Desde mañana, día 30 de agosto, el precio máximo de las llamadas realizadas en itinerancia desde otro Estado miembro de la UE será de 0,46 céntimos de euros (sin IVA) frente a los 0,49 céntimos que se paga actualmente.

Por su parte, recibir llamadas costará 0,22 céntimos de euro sin IVA, mientras que hasta hoy es de 0,24. Para los 12 Estados miembros que no han adoptado el euro los índices revisados se calcularán utilizando el tipo de cambio del euro a 30 de julio de 2008, tipo de cambio que en el caso de Eslovaquia, que adoptará el euro en enero de 2009, se aplicará durante un periodo transitorio hasta el 31 de diciembre de 2008. A partir de entonces, la eurotarifa se aplicará en Eslovaquia con el tipo de cambio del euro predominante.

La reducción en los precios de llamada y su recepción en itinerancia, es decir, desde otro Estado miembro distinto, obedece a la normativa comunitaria que Bruselas introdujo en junio de 2007 para bajar los precios de las llamadas en itinerancia que, entonces, costaban de media 1,15 euros por minuto.  La normativa comunitaria sobre el denominado roaming o llamadas en itinerancia prevé una tercera bajada de precios a partir del próximo 30 de agosto de 2009, fecha a partir de la cual las llamadas en itinerancia en la UE se reducirán hasta los 0,43 céntimos de euros por minuto y, por recibirlas en un Estado miembro distinto, 0,19 céntimos de euro.
 
Asimismo, la UE está estudiando bajar los precios para los mensajes de texto y los datos multimedia. Según la comisaria de Telecomunicaciones, Viviane Reding, “ahora lo que queda es hacer realidad el mercado único para los mensajes de texto y los servicios de datos en itinerancia. Cuento con la Presidencia francesa y con el Parlamento Europeo para ayudar a la Comisión a solucionar este problema muy pronto”.

 En el caso de los mensajes de texto en itinerancia, los reguladores nacionales defienden que el precio máximo para los consumidores se sitúe entre los 0,11 y 0,15 céntimos de euros por cada mensaje sin IVA. Los reguladores también defienden extender la eurotarifa a los datos en itinerancia porque los consumidores todavía pagan “precios muy altos” en muchos casos: de media un 2,05 euros por megaocteto en itinerancia con empresas del mismo grupo operador y 5,40 euros por megaocteto si la itinerancia la garantiza un operador distinto.